Foto: Reina Lucía Valencia

Arco Iris: hace poco las Farc declararon que abandonarán la práctica del secuestro pero me da la impresión de que eso no impactó demasiado en el país. ¿Usted les cree?

Ernesto Samper: Es una declaración histórica. Durante 30 años en este país los empresarios estuvieron manifestando, con toda razón, su rechazo al secuestro como forma de financiación de la guerrilla y en el curso de las negociaciones que se han hecho para las últimas liberaciones, en las que hemos coincidido con Piedad Córdoba, lo que se criticaba era que no era suficiente con la liberación de los secuestrados, si no que se necesitaba un compromiso claro de las Farc de que no iban a seguir utilizando el secuestro. Por una razón absolutamente práctica era imposible pensar en que cualquier proceso de salida política del conflicto mientras estuviera de por que se iban a seguir utilizando el secuestro.

El ex presidente Ernesto Samper ha sido un defensor del intercambio humanitario de secuestrados y prisioneros de las Farc. Ahora que esta guerrilla anunció el fin del secuestro habló con Arco Iris sobre las implicaciones que tienen este gesto y las próximas liberaciones.

A.I: ¿Al presidente Santos le faltó valorar este gesto?

E.S: El presidente Santos le solicitó a las Farc un hecho que mostrara su voluntad de paz y que fuera importante para la opinión. Para mí este era sin duda un gesto que ameritaba tal consideración. Sin embargo la declaración del Presidente tuvo un valor más estratégico. Esto está bien pero queremos más, es lo que se dice en un escenario de negociación.

A.I: Pero realmente el secuestro ha sido el obstáculo mayor para la paz, y si no era este el gesto ¿entonces cuál?

E.S: Le confieso que a mí me sorprendió que esta declaración de las Farc no se hubiera producido después de las liberaciones, porque hubiera tenido un impacto distinto. Ignoro porque la sacaron antes. Supongo que querían producir un impacto inmediato. Pero en esto no se puede ser inmediatista yo pienso que esa es una carta que está sobre la mesa, que a medida que se confirme que no van a seguir secuestrando esto va a tener unos efectos positivos y yo pensaría que después de producidas las liberaciones, el Presidente debería hacer alguna manifestación en la respuesta.

A.I: Es claro que la declaración se hace con el objetivo de llegar a una mesa de negociación.

E.S: Por supuesto. También hay que entender que en los últimos intentos o inclusive procesos de negociación, pues el factor de desconfianza ha impedido que se avance. Creo que más que hablar de la paz como un objetivo importante deberíamos hablar más bien de reconciliación. La paz se construye, la paz no se pacta en una mesa de negociación. Para llegar a la paz hay que construir confianza, superar viejos fantasmas y dejar a un lado los odios.