Uribe buscará la reconquista del poder en el 2014

Foto: Simón Gaviria, Mauricio Lizcano y Antonio Navarro, en La Controversia de Canal Capital. / Oscar Sevillano.

Nadie discute que el expresidente Álvaro Uribe será uno de los protagonistas de las elecciones de 2014. Lo que no se sabe todavía es desde qué fórmula: si apoyando a un candidato de la derecha dura, si con una lista al Congreso que eventualmente el mismo podría encabezar, o si acogería la idea de Francisco Santos de presentarse como candidato a la vicepresidencia.

En eso coincidieron el presidente de la Cámara de Representantes Simón Gaviria, el senador del  Partido de la U Mauricio Lizcano y el exgobernador de Nariño Antonio Navarro en debate con León Valencia, el pasado lunes, en el programa La Controversia de Canal Capital.

Lizcano defendió lo que a su juicio es el legado que le dejó Uribe a Colombia: seguridad y la confianza inversionista, que en su opinión están en riesgo porque el presidente Juan Manuel Santos le ha dado un giro de 180 grados al debate nacional: busca que se apruebe  un marco legal para la paz; abrió el debate sobre la legalización de las drogas; y no ha podido contener los ataques de las Farc y la amenaza de las Bacrim. Uribe entonces volvería para re-encaminar el país hacia sus prioridades.

Lizcano, además que el escenario natural para el debate de Uribe será el Partido de la U, donde seguramente apoyará determinadas aspiraciones para Senado y Cámara, pero también para presidente, sin que necesariamente éste presente su nombre a consideración de los votantes para ningún cargo de elección popular. Lo que tampoco se sabe aún es si participará en el congreso del Partido, donde en otras ocasiones ha sido derrotado por el presidente Juan Manuel Santos.

El Representante a la Cámara Simón Gaviria cree que efectivamente es muy posible que Álvaro Uribe apoye candidatos al Congreso, pero desde los partidos donde estos se encuentren. Porque los congresistas actuales tendrían que abandonar un año antes de las elecciones sus curules, como obliga la norma, si es que quieren conformar un movimiento uribista nuevo.

Para Navarro Wolf todavía no está claro bajo qué condiciones jugará el expresidente Uribe en las próximas elecciones, pero lo que sí es evidente es que en el futuro panorama electoral en Colombia se enfrentarán tres fuerzas: una de centro en cabeza del Juan Manuel Santos si decide aspirar a un segundo periodo o de Germán Vargas Lleras quien sería su candidato;  otra que sería la derecha apoyada por Álvaro Uribe y por último la izquierda, ojalá unida en un gran frente.

Los tres políticos coinciden en que Álvaro Uribe defenderá a capa y espada el retorno de sus proyectos al debate nacional, y que quedaron a un lado desde el momento en que el presidente Santos tomó la decisión de gobernar con sus propias ideas, nombrando en el gabinete a los contradictores de quien fue su mentor político.

La pregunta es hacia donde se inclinará la clase política y si Santos, en competencia con Uribe, buscará una identidad más hacia el centro –lo que es previsible- o si tendrá que congraciarse con la derecha que hoy lo repudia.

Las movidas políticas en la izquierda  

Con  la derrota electoral en 2010 la izquierda democrática en cabeza del Polo Democrático Alternativo (PDA) y la separación del sector que aglutina al alcalde mayor de Bogotá Gustavo Petro, y la posterior conformación del movimiento Progresista, este partido quedó debilitado. Por ello Clara López, presidenta del PDA estima que podría darse una posible convergencia con todos los sectores de izquierda, incluyendo  la naciente Marcha Patriótica, para estructurar un programa compartido que permita escoger un candidato único que enfrente la posible candidatura de Juan Manuel Santos o de la persona que el escoja como su posible sucesor. En eso coincide con Navarro quien ha venido hablando de una idea similar.

La pregunta acuciosa que le hizo Lizcano a Navarro en La Controversia es con qué banderas se presentaría la izquierda en el 2014, dado que Santos se ha apoderado de muchas de ellas como la restitución de tierras, ley de víctimas, el marco proyecto para la paz, el tema de viviendas gratuitas y la ley de primer empleo. A su vez Simón Gaviria recordó que la izquierda no podrá alzar la voz como un sector que lucha contra la corrupción pues debe cargar con los resultados nefastos que dejó la administración de Samuel Moreno en Bogotá.

A estos cuestionamientos Antonio Navarro respondió que aún quedan temas en el país que no han sido tocados por el gobierno nacional como el desarrollo rural y que la brecha social es bastante alta, en donde este grupo político tiene mucho que proponer. Pero coincidió con ellos en que el gran error de la izquierda ha sido proyectar líderes y no a un partido como tal.

Muchas preguntas quedaron sin responder en este primer análisis sobre el escenario electoral que se aproxima: ¿Es viable la candidatura de Álvaro Uribe a la Vicepresidencia?; ¿Será Uribe el próximo jefe único de la U? ¿Cuáles serían los posibles candidatos de la izquierda?, para esto según su director, León Valencia, es necesario dar un compás de espera hasta que el panorama político se defina. Pero las movidas de Uribe serán claves en ello.

/ Oscar Fernando Sevillano