Foto: Panorámica de Santa Marta | tomada de lacasadelhuespedsantamarta.

/ Por Reina Lucía Valencia*. Críticas van y vienen frente a la gestión del alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo: “que la ciudad no avanza”; “que le falta liderazgo político”; “que su gabinete es inestable”; y “que su estilo de gobierno no ayuda”. Así lo expresaron dos concejales y una dirigente gremial consultados por Arcoiris.com.co

Del lado de la Administración, el Secretario de Gobierno encargado de Santa Marta, Rafael Martínez, manifestó que los sectores que perdieron la Alcaldía se resisten a reconocer la gestión de Caicedo.

“Hay una campaña de desprestigio o un complot para invisibilizar la gestión del Alcalde”, aseguró Martínez. “Es una estrategia encaminada a mostrar que el Alcalde no está haciendo nada, además los logros se los adjudican al Gobierno Central como en los casos de la Policía Metropolitana, que fue una iniciativa del Alcalde a partir del desafío que plantearon las bandas criminales a principio de año; y las 4000 viviendas que gestionó para la ciudad”.

Cecilia Vargas, directora de la Asociación Cívica de Empresas de Santa Marta y Magdalena (Asocie), opinó que “la ciudad no avanza por falta de planeación y mala escogencia para ejecutar lo urgente, que puede ser distinto a lo importante, sin llegar a demeritar a personas que no conozco, pero hablo sobre los resultados. Hay unos temas que con la ayuda de todos se podrían resolver”.

“Pasados 10 meses, el Alcalde de Santa Marta no ha entendido la necesidad de unir a los samarios en torno a los temas de desarrollo. Veo con mucha preocupación que la ciudad no arranca y que los problemas se acrecientan cada día”, expresó Arístides Herrera, concejal de Santa Marta por el Movimiento de Inclusión y Oportunidades.

Juan Carlos Palacio, concejal de Santa Marta por el Partido Conservador, comparó la ciudad con Bogotá: “aquí sucede algo similar donde la improvisación ha reinado y todo se viene resolviendo como se van dando las situaciones. No se está planificando a futuro y los proyectos que venían de administraciones anteriores han estado estancados porque hay desconocimiento de lo público por parte de algunos funcionarios”.

El secretario Martínez también encontró similitudes con la Administración de Bogotá, pero en otro sentido: “La apreciación que yo tengo es que cualquier cosa que sucede la magnifican como si fuera el acabose, cuando los mismos medios de comunicación que venden esa imagen han sido cómplices o han estado callados frente a peores cosas. La posibilidad de que un gobierno alternativo se consolide les preocupa a varios sectores y es porque aquí, como en Bogotá, el Alcalde no tranza con nadie”.

La inestabilidad del equipo de gobierno es una de las críticas más recurrentes a la Administración de Caicedo. Vargas afirmó que “estamos preocupados por la falta de gobernabilidad. Sabemos que no cuenta con un personal completo dentro de su gabinete y no se puede tener buenos resultados. Eso se está viendo reflejado en la ciudad porque vemos una administración sin rumbo y sin norte”.

Lo mismo manifestó el concejal Palacio y es que uno de los grandes problemas que tiene la Administración es la falta de gobierno a raíz de que no se ha podido consolidar un gabinete. En igual dirección está lo que dijo Herrera que hasta tanto no se tenga un equipo no se van a poder implementar planes y proyectos a favor de Santa Marta.

En lo que va corrido del 2012, el Alcalde de Santa Marta ha tenido que enfrentar múltiples problemas. Son constantes las críticas en su contra por su baja gestión y pocos resultados. Otros lo defienden.

Por su parte, Martínez consideró que por la naturaleza del gobierno de Caicedo éste tiene que acompañarse de gente con mucha capacidad y de muchos valores porque se vive en una sociedad muy permeada por la corrupción. De ahí que no se haya logrado consolidar un equipo de trabajo en la Administración.

Relaciones con el Concejo

Otro de los asuntos sensibles son las relaciones con el Concejo. Herrera dijo que las relaciones han sido prácticamente nulas y que el Alcalde no ha entendido que el Concejo de Santa Marta no es un apéndice de la Administración. Palacio agregó que además del distanciamiento evidente, es necesario hablar de una unión en Santa Marta por la cantidad de problemas que tiene. “El Alcalde de la ciudad no puede trabajar solo y sacar adelante el Plan de Desarrollo. Aquí hubo una expectativa de cambio, yo particularmente no acompañé al Alcalde, pero si lo conozco desde antes y sé que es un tipo capaz y trabajador, pero ahora ha entrado en un círculo vicioso y la ciudad no avanza”.

Martínez explicó el porqué se ha dado dicho distanciamiento: “Hay una relación tensa porque en el pasado el Concejo estaba acostumbrado a chantajear al Gobierno para que le diera puestos o contratos. Y como eso no se ha dado se ha llevado a un nivel de tensión fuerte. Ahora ya tenemos diálogo con todos los concejales y ellos podrían participar del Gobierno sobre la base de trabajar por los proyectos de la ciudad y no sobre el chantaje y la presión”.

Estilo de gobierno

El estilo de gobierno de Caicedo tiene mucho que ver con los pocos resultados logrados hasta ahora afirmó Vargas. A su juicio, “son importantes las personas que rodean al Alcalde para que pueda ejecutar y llevar a cabo esos proyectos que nos parecen atractivos, pero que son necesarios aterrizarlos a la realidad. Sabemos que es una administración limitada en recursos, pero pensamos que hay cosas que sí se pueden hacer”.

Entre tanto, los concejales opinaron que el hecho de que Caicedo sea reinsertado no afecta el ejercicio de sus funciones como Alcalde. “Reconocemos la naturaleza ideológica del Alcalde, es una persona que viene de izquierda y aunque yo soy conservador no voy a criticar al Alcalde por eso. No tiene nada que ver que el sea reinsertado. Yo lo que veo es que debería confiar en las personas de centro o de derecha para que pueda acompañarlo a él y a su gabinete”, dijo Palacio.

“Su condición de reinsertado no tiene que ser un obstáculo. Todavía tengo las esperanzas en él hasta que de resultados. Yo pensaría que el tema de la gestión administrativa depende mucho del Alcalde como persona y no de su condición”, comentó Herrera.

Martínez también dijo que el hecho que sea reinsertado no ha sido obstáculo y fustigó a los medios de comunicación: “el obstáculo ha sido que no trance con los medios de comunicación porque aquí normalmente la clase política tradicional lo que ha hecho es darle jugosos contraticos de publicidad a medios o periodistas”.

El Secretario de Gobierno encargado explicó que el Alcalde contrata de acuerdo a las necesidades y de acuerdo a un proceso completo, lo que también molesta a los concejales, a quienes “tampoco se les ha dado ni puestos ni contratos y eso obviamente los tiene en la oposición. Aquí hay unas poderosas familias y grupos económicos fuertes que se lucraron con el pasado sistema político y que le están apostando a que este gobierno ciudadano fracase”.

Sin lugar a dudas, el primer año de cualquier mandatario local o regional siempre será difícil porque se espera mucho de su gestión, sobre todo cuando son gobiernos alternativos por las expectativas de cambio que suscitan y la clase política tradicional que se resiste. Sin embargo, el Alcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo, tiene retos importantes por resolver, así como lo han indicado sus contradictores.

*Periodista del portal ArcoIris.com.co