Foto: Jhon Sudarsky, senador del Partido Verde y Horacio Serpa, ex gobernador de Santander | Giovanni Moreno.

/ Por Reina Lucía Valencia.*  Los derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política en Colombia vuelven a jugar un papel central, en la agenda nacional, a raíz de los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y las guerrillas de las Farc. ¿Cómo se integrarán a la vida política los nuevos movimientos de las Farc que surjan luego de la firma del Acuerdo Final?  Esta es sin duda una de las preguntas claves que hay que resolver. Y en este sentido, es que la Corporación Nuevo Arco Iris y la Sociedad Económica de Amigos del País con el apoyo de la Embajada del Reino de los Países Bajos en Bogotá realizaron el Panel Reforma Política y Agenda de Paz.

Han pasado más de 20 años de la expedición de la Constitución Política colombiana y todavía no se ha reglamentado el Estatuto de la oposición que demandó. Hasta la fecha, los avances legislativos son parciales e insuficientes para garantizar el ejercicio de la oposición en Colombia más allá de las campañas electorales. La oposición constituye un asunto esencial para la consolidación de un régimen político democrático y pluralista. En este sentido, la oposición necesita de unos mayores niveles de institucionalización y de mejores recursos legales y prácticos en su apoyo. El estatuto de la oposición es una herramienta que busca equilibrar las prácticas políticas y garantizar los derechos constitucionales para la oposición: acceso a la información, a los medios de comunicación, el derecho de réplica, financiación de campañas  y la participación en los organismos electorales y en las mesas directivas de los cuerpos colegiados.

El evento contó con la participación de Horacio Serpa Uribe, Presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País; León Valencia, Director Ejecutivo de la Corporación Nuevo Arco Iris; Carlos Baena, Senador del Movimiento Mira; Alirio Moreno, Presidente del PIN; Clara López Obregón, Presidenta del Polo Democrático Alternativo; Luis Carlos Avellaneda, Senador del Movimiento Progresistas; Beatriz Gil, Subdirectora de Congreso Visible; John Sudarsky, Senador del Partido Verde; y Alfonso Prada, Representante a la Cámara y Presidente del Partido Verde.

Han pasado más de 20 años de la expedición de la Constitución del 91 y todavía no se reglamenta el Estatuto de la Oposición. El proceso de paz entre el Gobierno y las Farc se constituye en un escenario ideal para impulsarlo.

Los participantes del panel coincidieron en la necesidad de comenzar a discutir nuevamente el Estatuto de Oposición de cara al proceso de paz. También hablaron sobre lo difícil que es para los partidos minoritarios hacer política e hicieron críticas frente al actual sistema político-electoral. Clara López dijo que en Colombia el pluralismo es de dientes para afuera y que urgen políticas de Estado y no de gobierno. Agregó que se le envía un mal mensaje a las Farc si la oposición continúa sin garantías y que por eso hay volver a la agenda del Estatuto de Oposición. Invitó también a que la sociedad en su conjunto participe de la discusión del Estatuto ya que no debe ser solo de los partidos de oposición.

Entre tanto, Carlos Baena señaló algunos reparos al sistema electoral como por ejemplo lo difícil que es para los partidos políticos pequeños alcanzar el 3% del umbral electoral. Añadió que el Estatuto de oposición no contempla a los partidos independientes y que debería incluirlos. También indicó que los diálogos en la Habana son una oportunidad para revisar el sistema político colombiano.

Luis Carlos Avellaneda se refirió en concreto a la posibilidad de que las organizaciones guerrilleras que firmen la paz tengan una cuota temporal en el juego político, de uno o dos periodos, para no quebrar el principio de participación. Agregó que el estatuto de oposición o de minorías políticas hay que trabajarlo duro y se debe apuntar a que los partidos políticos dejen de ser empresas electorales y se vuelvan partidos programáticos.

El Partido Verde con John Sudarsky explicó los problemas del sistema electoral con el siguiente ejemplo: En las anteriores elecciones legislativas hubo más de 2 millones de votos anulados y 800 mil votos en blanco para la Cámara de Representantes. También recordó que el sistema político en Colombia se basa en relaciones clientelistas lo que significa un cambio de favores personales sin rendición de cuentas colectivas a sus representados. Mientras que Alfonso Prada invitó a las guerrillas a dejar las armas y venirse al juego democrático con argumentos.

Frente a la urgencia de expedir el Estatuto de Oposición no hay dudas, se requiere de la voluntad política del Gobierno y del Congreso de la República para que Colombia cuente con un Estatuto que de garantías reales y ayude al proceso de institucionalización del ejercicio de la oposición en el país.

* Periodista del portal ArcoIris.com.co