Foto: Giovanni Moreno C.

/ Por Reina Lucía Valencia V*. ArcoIris.com.co habló con Andrés Gil, vocero de la Marcha Patriótica sobre las negociaciones de paz entre el Gobierno y las Farc-Ep en la Habana; el Foro Agrario de Desarrollo Integral; Fedegán y su oposición al proceso de paz; las constituyentes regionales lideradas por la Marcha Patriótica; y los retos frente al tema agrario en Colombia.

¿Cuáles son los retos frente al tema agrario en el país?

El tema agrario requiere de una gran conciencia de la sociedad colombiana. Recientemente el Gobierno nacional anunció con bombos y platillos la Ley de Víctimas y de Restitución de tierras, la cual tiene cuestionamientos fuertes desde la formulación hasta la aplicación porque no contó con la participación de las víctimas y de la comunidad agraria. Si algo tenía esa Ley de bueno no ha podido desarrollarse y eso indica que, a pesar del plan de choque planteado por el Ministro de Agricultura, existe la necesidad de generar garantías políticas para que una vez hechos los acuerdos frente al tema agrario las comunidades agrarias sean protagónicas y no sean sujetos pasivos frente a si se cumplen o no las leyes. Hay mucho más poder de las partes que se oponen a la restitución y que se pueden encontrar algunas en el Congreso de la República, otras en la institucionalidad y también en el poder mafioso.

Pero no contamos con esas garantías…

Y es tan cierto que no contamos con esas garantías que ni habiendo Ley de Víctimas y de Restitución se está cumpliendo. Son leyes que en su contenido no reúnen las condiciones de garantías para las comunidades. Las comunidades agrarias no pueden ejercer derechos políticos y contribuir a crear una nueva institucionalidad porque está secuestrada por los principales beneficiarios del despojo y de la política agraria en el país que es anti-campesina y que está a favor de los agro-negocios. Ni siquiera tenemos una economía campesina que pueda combinar las dos cosas.

¿Qué valoración tienen del Foro de Desarrollo Agrario Integral realizado la semana pasada en Bogotá?

Fue un espacio importante que logró concitar desde todas las preocupaciones, reivindicaciones y propuestas el tema agrario en el país con la participación de los gremios, las comunidades agrarias de base y el mundo académico. Fue un escenario para explorar que desde el punto de vista político se pueden generar transformaciones a través del intercambio de ideas y no necesariamente a partir de la imposición de ideas en otros espacios. Valdría la pena que esos espacios como el Foro se profundizaran.

¿Y frente a los resultados del Foro qué opina?

Es una ventanita que se abrió en términos de un ejercicio que ha venido reclamando la ciudadanía y el movimiento social por la paz porque no debe haber una ciudadanía expectante de las conversaciones en la Habana. Si bien tienen un desarrollo con cierta discreción que compete a las partes, si son temas que involucran a la sociedad. Es una ventana que debe abrir muchos más escenarios importantes no sólo para que se les tenga en cuenta, sino para que el conjunto del movimiento popular y social sean protagonistas en los diálogos de paz.

¿Qué piensa la Marcha Patriótica sobre la oposición de Fedegán al proceso de paz?

Yo creo que Fedegán ha tenido una actitud que devela su talante agresivo con el movimiento agrario y creo que es una posición que da cuenta de lo restringida que es su visión para generar acuerdos con la sociedad. Ellos están acostumbrados a que sus privilegios no son discutibles. La fobia a la posibilidad de las negociaciones y la falta de respaldo que le han dado a las conversaciones de paz hablan de su talante guerrerista. Pienso que es una posición arrogante al desestimar escenarios como el Foro porque ellos dicen: si tenemos el poder para que recurrimos a escenarios donde van a cuestionar nuestra visión del desarrollo rural. Es una falta de talante democrático por decir lo menos de Fedegán.

Sin embargo, Fedegán es central si se piensa en una reforma agraria…

Si escenarios como el Foro crecen y se promueven son parte del camino para darle visos de posibilidades de solución política al conflicto social y armado en Colombia; Fedegán no puede quedarse atrás y necesariamente tendrá que llegar al debate. Y creemos que eso es lo que va a pasar. ¿Quién ha apoyado la posición de Fedegán frente al proceso de paz? De pronto Álvaro Uribe Vélez, de resto nadie. Así llegue a los escenarios sin cambiar de posición, pero no pueden continuar desestimando los espacios de participación, si este tipo de escenarios se amplía.

¿Cómo van las Constituyentes regionales promovidas por la Marcha Patriótica?

Marcha Patriótica es un protagonista de las constituyentes, pero no es solo la Marcha. Hay muchas organizaciones que están impulsándolas y nosotros hemos puesto al servicio todo lo que más hemos podido para que las constituyentes arranquen. Creemos que el otro año van a realizarse más de 300 constituyentes en el país. Hay muchas fuerzas desarrollándolas y el pueblo cada vez se está interesando más por las problemáticas sociales en relación con la paz. Yo pienso que las constituyentes van a ser un elemento dinamizador que hará posible la ampliación de la base social y la convergencia de las fuerzas sociales para impulsar un gran movimiento social por la paz.

¿La Marcha Patriótica cómo define las constituyentes?

Las constituyentes son escenarios locales y regionales que confluirán en una gran Asamblea de Constituyentes por la paz. También son temáticas y sectoriales. Las podemos definir como escenarios locales, regionales, nacionales y temáticos donde el constituyente primario da cuenta de que esboza un mandato para decirle a la Mesa de Negociación en la Habana que el camino lo ve en cierta dirección. También pueden ayudar a despertar a ese gigante dormido que es el pueblo para que se vuelva en un garante de la paz; además con la idea de que esa Mesa no hay que dejarla desbaratar ni romper. Aproximadamente 3000 organizaciones están impulsando las constituyentes. Ya arrancaron en Cantagallo, Putumayo, El Peñón y Ocaña. El próximo año se va a hacer un lanzamiento formal. Las constituyentes no deben ser la herramienta política de una organización en particular, sino tener la amplitud suficiente y la capacidad de construir con el conjunto de las organizaciones.

¿Se firmará la paz en la Habana antes de noviembre de 2013?

Se firmará la paz siempre y cuando a este pueblo lo podamos mover en dirección de ser garante y que la movilización popular imponga en un sentido positivo a las partes la terminación del conflicto social y armado. Vamos a pelear porque llegue la paz con justicia social a Colombia y se vuelva en capital político del conjunto de los colombianos. El otro año no nos queda una esperanza solamente, sino el trabajo de hacer eso realidad y que todos los movimientos sociales y políticos y todas las plataformas se muevan en esa dirección. Es una oportunidad única y tenemos que estar a la altura de ella y creo que es el mensaje, la expectativa y la construcción pendiente.

*Periodista del Portal ArcoIris.com.co