Durante la final de baloncesto entre el Barcelona y el Valencia del País Vasco, fue recibido con rechiflas del público. Una muestra del mal momento que pasa la corona española.