Han salido a la luz pública el costo que tiene para los españoles sostener los privilegios de la casa real española, cuya popularidad se ha desplomado por cuenta de los escándalos de corrupción al rededor del rey y su yerno. Ya no es claro que la mayoría de españoles respalden la monarquía.

Hoy el Ayuntamiento de Palma de Mallorca ha ordenado quitar de la vía pública las placas del paseo Marroquín, bautizado “Rambla de los duques de Palma”, y que de ahora en adelante será sólo a secas La Rambla. La decisión se tomó debido a la indignación popular que han causado los recientes escándalos del yerno del Rey, Iñaki Urdangarin. (Ver artículo de El País)