Imagen: Juan Gabriel Uribe, ministro de Ambiente.

Para que el pasado 7 de enero fuera realidad en Bucaramanga, la declaratoria de las 11.700 hectáreas del Páramo de Santurbán y 600 más de Distrito de Manejo Integrado y se convirtieran en Parque, el Instituto Alexander Von Humboldt fue determinante. Alertó que por encima de las mineras multinacionales auríferas, estaba el agua de más de 1 millón 5 mil personas de los departamentos de Norte de Santander y Santander.

Hablamos con Jerónimo Rodríguez, subdirector del Instituto y esta es su versión sobre la realidad de un país que espera su crecimiento económico en la ´locomotora de la minería´, pero que muy poca atención presta al cuidado del medio ambiente

Arco Iris ¿Qué tanta disposición del gobierno nacional para cuidar el ambiente, cuando su gran sueño es desarrollar la ´locomotora de la minería´?

Jerónimo Rodríguez: “En principio si uno revisa las declaraciones que han dado los Ministro de Ambiente durante el gobierno del Presidente Santos, el compromiso de la protección con el sistema de páramos y en general con los sistemas ecológicos es total. Legalmente han venido siendo protegidos con firma de Decretos para proteger los Páramos. Pero ya en la práctica se encuentran actuaciones que son contradictorias. Uno ve que las locomotoras van muy rápidas pero los rieles no los están viendo con tanto cuidado. Algunas veces la confianza inversionista tiene más peso frente a la seguridad y estabilidad ambiental de la que dependen muchas poblaciones. La lectura es muy difícil de realizar en la práctica.

Arco Iris ¿En qué está el Código de Minas que rige al país con el que existe desde el 2001?

J.R:El Código de Minas lo declaró inconstitucional la Corte Constitucional porque no se realizaron las consultas previas con las comunidades e incluso el Código de Minas había sido reformado y esa nueva Ley que reformó el Código en la que se expresa que quedaba prohibido la explotación en Páramos fue declarada inconsticuional.

Sin embargo la Corte dijo que daba dos años al gobierno para que sacara un nuevo Código Minero desde el 2011, así se lo hizo saber al Congreso. Y esos dos años se vencen a mitad del 2013. Y existe un riesgo latente de que si no se llega a realizar el nuevo Código volvemos al anterior y el anterior Manual es bastante riesgoso para el país en términos ambientales, porque no existe una prohibición expresa en ese Código de realizar actividades mineras en Páramos.En este momento los que nos queda como salvaguarda legal es el artículo 202 de la Ley del Plan Desarrollo que apenas es pensada para ejecutar en un Plan de Gobierno, entonces en principio cuando se acabe este gobierno, el que venga sea Santos o el que venga, puede incluir o no la explotación minera en los páramos.

Arco Iris ¿Cuál es la importancia de los Páramos, más allá de que produzcan agua?

J.R:Los páramos tienen muchos servicios que le ofrecen a la sociedad. No sólo la de producir agua. Por ejemplo algunos que se siente directamente u otros no tanto. Pero tiene valores ecológicos pero son definidos como unas islas de Biodiversidad por la forma en que se desarrollaron y las glaciaciones que allí se formaron. Cada páramo es único. Son unos lugares endémicos. Las especies florales y animales que allí existen, sólo existen ahí no en otro lugar del mundo. Y si se pierde, se pierde para la humanidad. Es esencial que se proteja por la regulación hídrica y allí existe la capacidad de atrapar agua que hay en el ambiente cuando ni si quiera hay lluvia verticalmente; sino horizontalmente por medio de una vegetación que es la absorbe la humedad y la convierte en agua, llevándola al suelo y después generando cuencas hídricas. Colombia por la forma en que se desarrolló puso a las ciudades en las montañas eso no es necesariamente lógico, pero el 70 % de su población vive en la alta montaña y depende en su provisión hídrica de sus eco-sistemas y la captura de carbono que realiza.

Arco Iris ¿En Colombia existen 31 complejos de Páramos, qué otros sectores del país están por protegerse?

J.R:El Instituto Von Humboldt desarrolló en el 2007 en el Atlas de Páramos en compañía de otras instituciones y ésta es parte de la lectura del país y esa lectura se hizo en una escala muy grande. En esa escala existen 2 millones de hectáreas de Páramos en todo el país. La Ley exigió delimitar los Páramos para que se hiciera una cartografía de los nuevos ecosistemas y así delimitar la actividad minera protegiendo la existencia de los páramos y parques naturales. Con el Ministerio realizamos una escala más detallada y encontramos más elementos por proteger y hallamos que existen verdaderamente 3 millones de páramos y así les comunicamos a las  autoridades mineras de que existen esas zonas delimitadas, en donde no se puede explotar oro ni ningún otro mineral. Es importante que las Corporaciones Autónomas Regionales, CAR, realicen la delimitación de esos ecosistemas de páramos y así encender las alarmas de cuidado en cada zona del país de acuerdo con lineamientos del Ministerio de Ambiente para la delimitación.

El Instituto Alexander Von Humboldt no piensa bajar la guardia frente a los desastres ecológicos que puede producir la locomotora minera. El diagnóstico es complicado: mucho decreto que se queda en el papel, para muestra un botón: la suerte del Páramo de Santurbán.

Arco Iris ¿Graystar ahora Eco Oro, podrá explotar oro en Santurbán?

J.R:Acá comienza a jugar dos factores. Primero la declaratoria del Parque como la delimitación del Páramo. Declarar un parque es una decisión política, así de sencillo y también debe tener fundamento científico, pero sin duda es una actitud política. Cuando se declara un parque se puede declarar todo el ecosistema o una parte de él. Por ejemplo uno podría declarar en Chiribiquetee, Amazonas, de el1 millón de hectáreas o todo la amazonía. La delimitación de un ecosistema es más técnica. Cuando se declara el Parque todos los títulos mineros que se encuentran dentro del Parque no pueden ser explotados, excepcionalmente si existe un título minero que tenga licencia ambiental, sólo a partir desde cuando existe la autorización por parte de la Agencia Nacional de Minería y de la autoridad ambiental. En Santurbán no existe ningún título con licencia para explotar oro. Pero Eco Oro, no podrá hacer nada dentro del Parque. Pero la ley establece que el Páramo es más grande que el parque y lo más riesgoso es que parte de ese ecosistema tiene algunas áreas en donde no se puede adelantar minería, pero existen casos licencias con título ambiental en el que hay un título en el que hay una licencia ambiental para explorar y que tiene expectativa explotar.

Arco Iris ¿Sí Graystar ahora Eco Oro, puede extraer oro, legalmente qué se puede hacer?

J.R:Ellos tiene un derecho adquirido porque han hecho realizado todo el trámite como corresponde. Lo que se deber realizar ahí es que existe un legítimo derecho en el caso de Páramo de Santurbán, el Código Minero prevee que esa exploración que cuenta con licencia para extraer y sólo podrá explotar hasta que se acabe el tiempo de la licencia ambiental y es por eso que se dice que hay una licencia que permite que se explote 25 años para que por fuera de la zona del Parque de Santurbán se pueda explotar, pero sin duda eso afectará el Parque. Pero ahí es donde la autoridad ambiental debe revisar en qué términos situación se dio esa licencia para explorar y también es que el Estado decida realizar una indemnización para que no realicen esa explotación. Pero sólo si existe la voluntad política y financiera les paga a Eco-Oro para salir de la zona.

Arco Iris ¿En qué otras zonas del país las mineras están con deseos de explotar?

J.R: Realmente existen muchos deseos de grupos industriales en diferentes zonas que tienen intereses en el tema de minería y agrícola. En minería de oro, en La Colosa, Tolima, el tema de Carbón en todo Boyacá y minería de materiales de construcción en los Páramos de Cundinamarca. Sin embargo el Instituto está haciendo una tarea de un proceso de reiterar la voluntad política y direccionar los 60 mil millones de los recursos del Fondo de Adaptación y así delimitar las 130 cuencas hídricas. No nos cabe duda que hay voluntad de querer hacer lo mejor desde el Ministerio de Ambiente y el Ministro de Minas dice que en Páramos no se va realizar explotación minera, pero la balanza claramente desde el sector ambiental debió ser considerado con mayor nivel incluso siendo declarado como una locomotora. Y por ejemplo, ¿cómo el ambiente y la educación no son locomotoras si son la base de un país? Pero veníamos de una dinámica de 8 años de un Ministerio de Ambiente que había sido anexado al Ministerio de Vivienda con una inestabilidad en los ministerios, pero en este gobierno se han hecho algunos avances casi generados por el movimiento ambiental. Hemos tenido movimiento a 4 personas en un Ministerio de Ambiente que no ha permitido que se continúe un proceso, pero este sector es muy vulnerable a los movimientos políticos y si es notorio que hay un desnivel en la inyección de capital para reformar a las CAR y así  construir capacidades de respuesta y de alerta frente a la responsabilidad de cuidar los sistemas de protección.

Arco Iris ¿Qué pasa con las CAR y qué tan eficiente son?

J.R: Lo cierto es que no tienen la Corporaciones Autónomas muchos recursos, pero son por naturaleza su vulnerablesa la incidencia política regional y técnicamente no son muy fuertes. Hay Corporaciones como Corpochivor que gran parte de su área de influencia, es una Corporación muy pequeña pero con recursos multimillonarios, por el hecho de tener a una hidroeléctrica de Chivor dentro de su área de influencia. La CAR es muy importante por recursos que le llegan del predial de Bogotá, así como a Corantioquia, pero por ejemplo uno ve a Corpoamazonas que financieramente son lánguidas porque en esas zonas no se desarrolla actividad industrial que le proporcione regalías para cuidar los ecosistemas y se pagan muy poco impuesto predial. Lo nefasto de esa lógica, es que por ejemplo en Corpoamazonia sino autorizan la tala de árboles no se puede acceder a recursos y cuidar el área y los funcionarios les toca cuidar más de 100 mil áreas. Así es imposible que una Corporación funcione de la mejor manera. Es por eso, que se deben re-organizar estas entidades porque existen desbalances financieros que son funestos. Hay Corporaciones que tienen más recursos que el gobernador y eso responde más a cuestiones políticas que a ambientales.

Arco Iris ¿Esta lucha ambiental va para algún lado?

J.R:Creo que la gran mayoría de persona que trabajan en el sector ambiental, trabajan por convicción de que hay que hacerlo, por mística pura. Pero entendemos las personas que tiene una visión a muy corto plazo en diferentes sectores como el privado, justo cuando estamos en bonanzas extractivas, pero debemos tener en cuenta que el desarrollo es no sólo para el momento sino para los hijos que quedan, pero por ejemplo después de que se extraiga todo el carbón del Cesar, nos quede agua y aire para respirar y arrasamos con la visión extractiva.

Todo esto ha demostrado que en poblaciones en las que se realizan actividades extractivas a las que llegan empresas de manera muy rápida, no generan riqueza, ni equidad. Es más el mismo Alto Consejero, Samuel Azout, decía que la minería no dejar riqueza para el país.Enriquece a muy pocos y la base natural no existe.

El país debe pensar bien el tema de la explotación  minera y si la plata que sale de allí es para enriquecer a otras personas y no a los que viven en Colombia. Hay que cuestionar todo. No existe verdad revelada. Es necesario que haya discusión desde el sector del ambientalismo radical, ni tampoco los mineros que quieren arrasar con todo los recursos. Tenemos la segunda biodiversidad más grande del mundo. Esto no le cabe a nadie en la cabeza. En Bogotá todavía encontramos especies endémicas y debemos proteger lo más posible pero tampoco decir que aquí en Colombia no se puede hacer nada. El conceso social y las discusiones nos tiene que ayudar a revisar el país que queremos. Debemos pensar otras vías posibles, que no sea la desviar los ríos para vender energías a nuestros vecinos. Puede haber minería responsable. Es posible. Ha habido avances pero en términos generales, no. Las mineras extranjeras en Colombia, deberían tener más estándares rigurosos, como los que tienen en los países de los que vienen. Esto que me está proponiendo se lo dejarían hacer en el país, no debería hacer lo que en su país no le permiten, pero también a las mineras colombianas.