Por *Álvaro Efrén Córdoba Obando y Carol López.
Artículo publicado en la Revista: LINEA SUR, que edita periódicamente el Ministerio Relaciones Exteriores de Ecuador. (ver link y p. 199).

Desde hace cuatro meses, el péndulo de la opinión pública frente a la guerra en Colombia volvió a transitar hacia la configuración política de una solución negociada entre el Gobierno nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC); y aunque no hay anuncios oficiales, las declaraciones de las partes parecen advertir que también habrá un proceso, en el mismo sentido, con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) 1.

“Después de décadas de negociaciones fallidas e intentos por derrotar militarmente a las FARC y al ELN, una solución política al conflicto más antiguo del hemisferio occidental puede estar a la vista” según señala el International Crisis Group, Working to Prevent Conflict Worlwide, al inicio de su informe sobre América Latina N°45, del 25 de septiembre de 2012, dedicado exclusivamente a Colombia, con el sugestivo título: “Colombia: ¿Por fin la paz?” (International Crisis Group, 2012).

Pero las preguntas que se hacen los colombianos –y quizás numerosas personas en varias partes de América Latina–, son: ¿por qué la insurgencia y la oligarquía se sientan a negociar nuevamente?, ¿cuáles son las razones que convocan al Gobierno y a la insurgencia en la mesa? Y, ¿por qué se reúnen los actores en este momento tras una, en apariencia, década ‘exitosa’ de aplicación de una estrategia bélica para eliminar la guerrilla y garantizar la paz por la fuerza?

Es cierto que la maniobra implementada desde la Presidencia de Andrés Pastrana (denominada Plan Colombia), diseñada y apoyada de manera decisiva por los Estados Unidos −en una combinación de acciones militares, sicológicas, comunicacionales, de inteligencia y uso de modernos equipos de comunicación y sistemas de información que incrementan la efectividad de la acción militar−, ha tenido importantes resultados contra la insurgencia, en especial contra varios de los jefes y comandantes de las FARC, logrando enfrentar, contener y disuadir su intento de toma del poder por la armas y desalojándola de los importantes centros urbanos a los que había llegado a finales del siglo pasado y principios de este, en cumplimiento de su plan estratégico adoptado en los años 80.

Ver texto completo pagina 199 http://cancilleria.gob.ec/wp-content/uploads/2013/04/LineaSur-4.pdf

* Álvaro Efrén Córdoba Obando es Licenciado en Filosofía y Letras. Experto en tratamiento de conflictos y no-violencia. Ex asesor del Programa Presidencial para la Reinserción –PPR– en los procesos de paz de los años noventa en Colombia. Socio fundador de la Corporación Nuevo Arco Iris, organización no gubernamental surgida del acuerdo de paz con la Corriente de Renovación Socialista –CRS–. Es Director Regional de la Corporación Viva la Ciudadanía en Antioquia.