Por: Santiago Zambrano Simmonds

La posición de la Procuraduría General de la Nación respecto a la venta de Isagen, me obliga a escribir nuevamente sobre el despojo que como región nos hizo la nación con la entrega de Cedelca a los privados, y lo hago con el temor de aburrir pero con el propósito de demostrar lo poco o nada que le importamos al gobierno nacional independientemente de quienes sean nuestros gobernantes y lo irrelevantes que somos para los entes de control. Esto no nos debe sorprender pues sabemos que nuestra dirigencia nacional y sobre todo la local, únicamente nos visibiliza en vísperas de elecciones.

El expresidente Álvaro Uribe mediante acción popular solicitó con razón suspender la venta de Isagen. Esta semana la Procuraduría General de la Nación le da la razón argumentando entre otros lo siguiente: Primero: Que “no son claras las cuentas de la eléctrica y señala que podrá afectar el servicio”; Segundo: Que la venta de una entidad que presta servicios de interés público “debe darse dentro de un marco de estabilidad económica, que genere réditos y no pérdidas para la Nación”; Tercero: Que debe haber claridad respecto a la valoración accionaria de la empresa en “aras de prevenir un daño contingente para los intereses de la Nación y un prejuicio irremediable”; Cuarto: Que el artículo 14 del Decreto 1609 del 2013 contempla el mecanismo de continuidad del servicio, pero no es claro en cuanto “a las reglas o condiciones” que debe cumplir el “operador idóneo” para garantizar el servicio.

Entonces, la pregunta que hago es ¿Dónde estaba el Procurador cuando Uribe hizo lo mismo con Cedelca? , pero es que no la vendió, dirán algunos ignorando a propósito que quitándosela al Departamento con mayor potencial eléctrico de Colombia, la regaló por 25 años a cambio de nada. Cedelca el año anterior a su desarticulación dio utilidades y la Compañía Energética reportó para el año 2.012 utilidades anuales superiores a la totalidad del presupuesto del departamento en recursos de libre destinación.

¿Porqué privar al pueblo Caucano de esos recursos? ¿Acaso no es pérdida social?¿Acaso no somos nación? ¿Por qué permitió el Procurador ese proceso sin valorar la empresa, valoración que aún hoy no se ha hecho? ¿Será que la Procuraduría no sabía? Esta es la reseña: http://www.cedelca.com.co/

En abril de 2009 en representación de la Asociación de Ingenieros, advertí al Presidente Uribe del error tan grave que habían cometido al entregarle Cedelca a los privados en cabeza de la CEC. Al finalizar ese año se nos da la razón y se interviene por el rotundo fracaso, sin embargo el Gobierno tercamente continuó insistiendo en el proceso de entrega a sociedades privadas. En diciembre, el gobernador González ofrece compra por la empresa, el gobierno le responde que no por pobres lo que no hizo con Emcali. En enero 5 de 2010 como Secretario de Planeación le envié oficio a todos nuestros parlamentarios para que intercedieran para evitar semejante despropósito; en febrero 16 mediante oficio 4543 le envié una comunicación al Procurador argumentando las mismas razones que él ahora expone respecto al tema de Isagen y por esa época me entrevisté personalmente con él explicándole todo el caso. Posteriormente el “concurso” que se inventó la Superintendencia se dilató y cayó, pero era tanta la obstinación del gobierno de entonces que de la mano con el silencio de la Procuraduría y la Contraloría, nos condenaron por 25 años al entregar nuestro sector eléctrico a la Compañía Energética de Occidente.

¿Entonces, donde estaba el Procurador? ¿A qué se dedica? Tal vez a seguirle la huella a nuestros gobernantes para tenerlos sumisos, a cambio de su silencio y poder así traficar ideas y cogobernar según sus intereses.

Leer más en: http://www.elpueblo.com.co/elnuevoliberal/es-importante-el-cauca-para-colombia-ejemplo/#ixzz2fvjb7fIk

23 de septiembre de 2013 a la(s) 18:39

Por: Santiago Zambrano Simmonds

zambrano_santiago@hotmail.com