Hablar de una región como el Magdalena medio es abrir el diálogo acerca de la conformación de territorios en Colombia cruzados por la historia de la colonización, del desarrollo productivo, de la explotación de recursos naturales, de la violencia, y del conflicto armado interno. Y es también hablar de resistencias y de procesos organizativos emblemáticos, de testimonios escalofriantes que nunca dejan de contener trayectorias verdaderamente encomiables.

En ese Magdalena Medio en definición permanente, se viene avanzando en un proyecto para la construcción de un espacio de memoria impulsado por la Unión Sindical Obrera y por Ecopetrol, con el acompañamiento permanente del Centro Nacional de Memoria Histórica, y el apoyo de Indepaz. Se trata de una gran oportunidad, que además constituye un hito que demuestra que se pueden construir estrategias trascendentes por los derechos humanos y la paz en el país.

En el marco de la etapa de diseño y estudio de la propuesta que será construida con la participación de todos los actores de la región, el equipo que la impulsa realizó una primera visita al Cono Sur con el objetivo de conocer de primera mano las experiencias de lugares de memoria que vienen floreciendo allí. Entre otros, visitaron el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile, en el que pudieron conversar con los responsables de programas educativos y culturales acerca de las actividades que desarrolla el Museo, y la necesidad de dotar al nuevo proyecto de una estructura sostenible en la que participen las víctimas y otros sectores. A 40 Km de Santiago de Chile visitaron el Memorial Paine, en el que recorrieron los mosaicos elaborados por las familias de los campesinos que fueron asesinados en los meses posteriores a la instauración de la dictadura, en 1973. En el Ex Centro clandestino de detención, “José Domingo Cañas”, conversaron Manuel Moya, sobreviviente de las torturas aplicadas en “Villa Grimaldi” y quien compartió la experiencia de recuperación de un espacio que hoy se gestiona gracias al apoyo de voluntarios, y donde se realizan toda clase de actividades pedagógicas y artísticas.

También en Buenos Aires se destacó la visita al Espacio para la Memoria y los Derechos Humanos, en el que funcionó uno de los más terribles centros de detención, tortura y desaparición forzada en la historia de América Latina. Gracias al apoyo de los gestores aliados del Centro Nacional de Memoria Histórica, lograron conversar con sobrevivientes y responsables del manejo del archivo de memoria, quienes permitieron una indagación a profundidad que se verá reflejada en la construcción de una propuesta de gran valor para el Magdalena Medio.

Un arduo trabajo de sistematización y reflexión en torno a las experiencias que se vienen conociendo y al diálogo abierto en la región, son la base para la proyección de una iniciativa de gran valor para las víctimas y para todo el país.

Tomado de: http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/index.php/noticias/noticias-cmh/3007-nueva-iniciativa-por-la-memoria-en-el-magdalena-medio