La cúpula del Polo no se compromete