El pesado tributo que los niños han pagado en el conflicto