Cara a cara con los niños pandilleros de Cali: entre las balas y el olvido