La explosiva herencia de la zona de distensión