Colombia cumple un año de decirle “NO” a la violencia contra la mujer

Foto: revistahorizontal
Foto: revistahorizontal

El país y el mundo entero han pasado por diferentes guerras y conflictos, tanto internos como externos. Unos de los fenómenos que desde décadas atrás ha hecho presencia en las sociedades es precisamente la violencia contra la mujer a tal punto de acabar con un derecho fundamental como el de la vida.

El Feminicidio es un conjunto de hechos violentos provocados por el odio hacia la mujer y que se origina tanto en condiciones de guerra como de paz, por lo general implican diversas formas de maltrato hacia ella que actúan como una forma de violación directa a sus derechos sin pensar en su seguridad o su vida.

Éste se basa en la inexistencia de un estado de derecho donde no existe el respeto hacia la vida y se ven continuamente momentos de vulnerabilización y asesinatos todos los días. Por lo general esta violencia se ve reflejada en asesinatos o exposición de la vida de la víctima, en muchas ocasiones este tipo de maltratos son ejecutados por parte de familiares, parejas, ex parejas u otros. Algunos expertos argumentan que a través del Feminicidio los hombres intentan demostrar su poder y dominio sobre las mujeres. Por lo general para que se de éste, deben existir ciertas condiciones que permitan dichas conductas basadas también muchas veces en la inequidad de género que por lo general desencadenan la violencia extrema.

A lo largo de los años se han registrado diferentes casos de Feminicidio que han impactado de manera considerable al mundo. Esto nos ha hecho caer en cuenta que el mundo se está volviendo un escenario de continuas guerras en las que los hombres creen ser dueños de la tierra, pretendiendo demostrar la fuerza bruta que tienen y el poder que creen tener sobre las mujeres, pero lo más impactante es que ellos creen que al estar en una relación poseen el derecho de decirle a su pareja todo lo que deben o no hacer. Tal es el caso de María Eugenia Lanzetti, una maestra de Kínder de 44 años que estaba recién divorciada, sufría de un constante acoso por parte de su ex esposo quien no había aceptado la separación. María Eugenia, debido al desespero y miedo, optó en última instancia por tener un botón anti-pánico en su celular, sin embargo un día sin previo aviso quien era su esposo, llegó al salón de clases en el que ella dictaba y le cortó el cuello sin importar que estuviera en presencia de sus alumnos. (Ver en MinutoUno)

Por otro lado también se habla del caso de una adolescente de 14 años, que por no querer abortar, fue asesinada por su novio.

En Ecuador la cifra diaria de feminicidios se aproxima a 9, se dice que 9 de cada 10 mujeres sufren de este fenómeno en el país.

Es realmente alarmante cómo aumenta la cifra de Feminicidio cada año y no solo en países extranjeros sino también en Colombia, donde se registran diariamente casos de mujeres que están entre los 20 y 35 años de edad.

Sin embargo el 6 de junio del 2015 en Colombia se aprueba la ley Rosa Elvira Cely cuyo objetivo es proteger la vida de las mujeres y evitar que el número de casos violentos contra la mujer aumenten.

Esta Ley estipula:

Quien causare la muerte a una mujer, por su condición de ser mujer o por motivos de su identidad de género o en donde haya concurrido o antecedido cualquiera de las siguientes circunstancias, incurrirá en prisión de doscientos cincuenta (250) meses a quinientos (500) meses.

Esta Ley será aplicada en los siguientes casos:

a) Tener o haber tenido una relación familiar, íntima o de convivencia con la víctima, de amistad, de compañerismo o de trabajo y ser perpetrador de un ciclo de violencia física, sexual, psicológica o patrimonial que antecedió el crimen contra ella.

b) Ejercer sobre el cuerpo y la vida de la mujer actos de instrumentalización de género o sexual o acciones de opresión y dominio sobre sus decisiones vitales y su sexualidad.

c) Cometer el delito en aprovechamiento de las relaciones de poder ejercidas sobre la mujer, expresado en la jerarquización personal, económica, sexual, militar, política o sociocultural.

d) Cometer el delito para generar terror o humillación a quien se considere enemigo.

e) Que existan antecedentes o indicios de cualquier tipo de violencia o amenaza en el ámbito doméstico, familiar, laboral o escolar por parte del sujeto activo en contra de la víctima o de violencia de género cometida por el autor contra la víctima, independientemente de que el hecho haya sido demandado o no.
f) Que la víctima haya sido incomunicada o privada de su libertad de locomoción, cualquiera que sea el tiempo previo a la muerte de aquella.

(Ver completo en «POR LA CUAL SE CREA EL TIPO PENAL DE FEMINICIDIO COMO DELITO AUTÓNOMO Y SE DICTAN OTRAS DISPOSICIONES» (ROSA ELVIRA CELY))

(Primera entrega de cuatro. Espere la siguiente el próximo viernes 24 de junio)

Por Aura Rocío Hernández Meza
Estudiante de Estudios Literarios. Universidad Autónoma de Colombia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.