Negociar sin cese al fuego ni dejación de armas una estrategia exitosa

Ffoto: Infobe/ Quema de carro tanque y voladura de torres.
Ffoto: Infobe/ Quema de carro tanque y voladura de torres.

(Parte IV)

La estrategia de negociar sin cese al fuego ni cese de hostilidades promovida por el gobierno nacional y la guerrilla de las Farc-Ep, aumenta su vigencia e importancia, en la medida que se acerca la firma del acuerdo sobre las negociaciones de paz entre ambas partes, por lo que debemos resaltar la firmeza de sus máximos líderes para preservar los diálogos, direccionar el acuerdo, mantener unidos sus ejércitos e instituciones con unidad de mando, tanto en lo político como en lo militar, postura que permitió, blindar el proceso hacia el interior de las partes, de cara al país político y la comunidad internacional, por lo que llegó la hora o si se quiere el momento, de introducir a esa estrategia, la táctica de la “gallina”, cacareando a todo pulmón el huevo de la paz a través de los medios de comunicación masiva y el voz a voz, los logros tangibles de la negociación, partiendo del cese al fuego unilateral por parte las Farc, la suspensión de los bombardeos a campamentos de la Farc, de parte de nuestras FFAA (Fuerzas Armadas) y , el “abandono parcial”, de la beligerancia armada de este grupo guerrillero.

Realmente se desconoce la importancia que tiene para el país el silencio de los fusiles, la suspensión de la operatividad militar, gracias a los avances de los acuerdos y los puntos logrados: Son efectos inmediatos frente a la vida de los colombianos, nuestra economía, la ecología y el ambiente, la disminución de víctimas y victimarios del conflicto armado y en general sus efectos colaterales.

Podemos asegurar de acuerdo a las cifras oficiales que de 64 operativos militares de alto impacto ocurridos entre mayo y julio del 2015 (1) con ataques a la infraestructura del país y nuestras Fuerzas Militares, ejecutados contra: torres eléctricas, población civil, fuerzas militares, Policía Nacional, carreteras, puentes, buses, ambulancias, reclutamiento forzado de menores, franco tiradores, minas anti personal, como parte del accionar bélico, dejando pérdidas económicas, humanas y ambientales, muchas de ellas irreversibles, que hoy a junio 10 de 2016, gracias al cese unilateral al fuego y la suspensión de los bombardeos a campamentos de las Farc Ep, por parte de nuestras fuerzas armadas se redujeron en más de un 95 %.

Lo cual permite analizar desde la óptica del conflicto armado que si bien no se ha dado una reducción del presupuesto militar actual que es del 3.1 % del Producto Interno Bruto –PIB-, del país, podemos afirmar que sí debe estar dándose, una reducción significativa del gasto militar actual, lo que en otras palabras se explica desde la perspectiva de la reducción del accionar del aparato militar de nuestras FFAA, en cuanto, muertos y heridos en combate, la movilización de tropas, gastos de munición, explosivos, transporte aéreo y terrestre, intendencia y logística, registro y control de áreas, entre otras operaciones militares que son parte del gasto militar que garantiza el accionar y la eficacia de un ejército tanto legal como ilegal.

Sumado al logro de acuerdos de algunos puntos de la agenda que sin firmar el acuerdo final, ya entraron o estar por entrar en vigencia, nos referimos a puntos como el protocolo para sacar a los menores del conflicto armado, la suspensión ya casi bilateral del cese al fuego y de hostilidades, la preservación de la vida de los combatientes, la justicia transicional y restaurativa como modelo de justicia a aplicar, la probabilidad de la participación ciudadana en cabeza de las víctimas por mencionar algunas de manera extraoficial.

De allí la importancia de conocer cifras oficiales, tanto de las FFMM como de la guerrilla de las Farc-Ep, donde también incluyan, el tema del narcotráfico en cuanto a reducción o aumento de los cultivos ilícitos, aumento o disminución de nuevas víctimas del conflicto producidas por la Farc- Ep, a partir del cese al fuego y la suspensión de los bombardeos.

Gastos que deberían ser cuantificados y publicados masiva y permanentemente, como parte del proceso pedagógico que se requiere con urgencia en la educación de propios y extraños; pacifistas y guerreristas, convencidos y apáticos, inoportunos y oportunos, pero sobre todo en esa gran masa ciudadana que hace muchos años perdió la fe en el proceso, ya que el costo beneficio no es solamente para las víctimas y sus victimarios, sino para el conjunto de la población, la economía del país y su desarrollo sostenible. Venga pues o entonces cifras oficiales requeridas.

En un futuro no lejano, hablaremos con certeza de: antes de la firma de los acuerdos de La Habana y después de los acuerdos de La Habana, dividiendo por siempre la historia del país, será un nuevo hito histórico como el Frente Nacional, la guerra de los mil días, la toma del Palacio de Justicia, el asesinato de Galán, la muerte absurda de Jaime Bateman, y otros hechos transcendentales, con la diferencia que en esta ocasión, se callarán más de 10000 fusiles, se desmovilizarán unos 15000 combatientes, se reducirá la presencia de esta guerrilla en más de 200 municipios, se iniciarán y consolidarán procesos de desminados en varios municipios del país, liberando sus territorios de este flagelo, se iniciará por fin un proceso mancomunado de sustitución de cultivos ilícitos y con seguridad la guerrilla más antigua de América y el mundo, deje por siempre la lucha armada, iniciando el tránsito a lucha política como parte de la sociedad civil.

La manos estrechadas de Santos y Tmochenko, bajo la mirada cómplice de Raúl castro, simbolizan el comienzo del fin de nuestro conflicto armado, lo más importante está por venir, la recuperación de las confianzas, la legitimación del estado y la justicia social y política son un imperativo. Bienvenidas pues las cifras oficiales sobre los beneficios del cese al fuego y la suspensión de bombardeos.

(1) http://www.infobae.com/2015/07/17/. La Defensoría del Pueblo de Colombia dio a conocer la lista de los ataques terroristas que perpetraron las FARC en los últimos dos meses dentro del territorio colombiano.

Luis E. Sánchez Puche
Sociólogo – Corporación Nuevo Arco Iris

Ver “Negociar sin cese al fuego ni cese de hostilidades, es pintar de sangre la paz” (Parte I)
Ver “Negociar sin cese al fuego ni cese de hostilidades, es pintar de sangre la paz” El cese unilateral (Parte II)
Ver “Negociar sin cese al fuego ni cese de hostilidades, es pintar de sangre la paz” ¿Desescalada, cese bilateral, firma de  acuerdos, punto final? (Parte III)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.