El fin de una dinastía feudal

En términos metafóricos se puede afirmar que el Libardismo en el departamento de Córdoba tuvo un entierro de pobre, desamparado y abandonado, porque nadie lloró, nadie se lamentó y nadie dijo nada, más allá del “”Requienscat in pace” que no dejaron de transmitir por las redes sociales quienes, incluso, habían sido sus aduladores y cortesanos.

Y es que el Libardismo, otrora movimiento de Mayorías Liberales, venía agonizando, se resistía a morir, y si no falleció antes fue porque Arleth Casado de López, esposa de Juan Manuel López Cabrales, había logrado acaudillar un buen caudal político a puro pulso, a fuerza de su natural carisma, y no necesariamente, como algunos creen, porque lo haya heredado de su esposo.

Lo que hay que reconocer es que el movimiento de Mayorías Liberales, en cabeza de su original y fallecido jefe Libardo López Gómez, logró atraer durante más de medio siglo a los pobres del departamento de Córdoba, incluso en ocasiones de ambos partidos. Hoy el Libardismo perdió su poder de convocatoria porque jamás propuso ni mucho menos se preocupó por introducir profundas reformas sociales en beneficio de los pobres de la ciudad ni del campo, que eran quienes les ponían los votos, y más bien se preocupó por mantener aceitada una obsoleta maquinaria política y feudal, para perpetuarse en el poder. El Libardismo funcionó no con programas sociales, económicos, ambientales, sino con la política propia del clientelismo, del “papelito” y el “dile que vas de parte mía”, de los puestos y los favores personales e individuales, aislado de las necesidades sociales y económicas del pueblo.

El Libardismo [Mayorías Liberales] jamás propendió por los principios liberales de Libertad, Igualdad y Fraternidad. No se preocupó porque todos fuéramos iguales ante la ley, como en su momento lo propuso Jorge Eliecer Gaitán, ni mucho menos por impulsar el actual principio constitucional del Estado Social de Derecho; no propuso un modelo económico moderno, coherente con las necesidades del país, ni de un departamento como Córdoba, con altísimo índice de pobreza y profundas características feudales.

A pesar de haber tenido presencia en el Congreso, de haber tenido ministros y embajadores, ser amigo personal de presidentes, no se le escuchó, al Libardismo, proponer reformas educativas. Solo se preocupaba por mantener viva su clientela a punta de favores personales, aislados del bienestar social. Desde otra mirada, en su discurso al Libardismo no se le escuchó luchar por la restauración moral de la política en Córdoba. Y, por el contrario, en los últimos años, su dirigencia natural y sus principales cuadros, representados en funcionarios públicos, en cargos importantes de la vida administrativa, tuvieron problemas con la justicia, en ocasiones por hallarse comprometidos con el fenómeno paramilitar o por malos manejos fiscales. Y un movimiento así, con una casta cuestionada por la misma opinión pública, desconectado de las reales y profundas necesidades terrenales del pueblo, estaba condenado a desaparecer.

Aclaro, al libardismo no se le reclamaba un socialismo a ultranza ni que no hubiera expropiado la propiedad privada a los ricos, el pueblo no les exigía tanto, solo esperaba que sus aspiraciones mínimas, por llevar una vida digna, la hicieran escuchar ante el alto gobierno y, por qué no?, ante los poderosos. En fin, el Libardismo [Mayorías Liberales] perdió la oportunidad histórica de haber cambiado al departamento de Córdoba e impactado positivamente en el país, porque durante medio siglo tuvo en sus manos lo más importante para introducir cambios profundos en la sociedad: el respaldo popular. Pero su casta se empecinó en mantener un modelo feudal y eso llevó al movimiento a la muerte política y lo convirtió en un recuerdo y en una anécdota del pasado. Ahora a su antigua dirigencia solo le queda lanzarse a una aventura sin norte ni horizonte.

Por Ramiro Guzmán Arteaga
Comunicador social periodista, Mg en educación y profesor universitario

Dejar un Comentario

Su dirección de Email no será publicada. Campos requeridos están marcados *

*