Fotos: AMA

Porque la multitud es proliferante y sus actos como sus consignas y atrevimiento son más elocuentes que cualquier explicación sociológica de la movilización. A veces el discurso sobra y lo que habla es la rabia, el grito, la creatividad. De ahí que en en el paro lo que más hable, aparte de las multitudes en sí mismas, son las consignas. Aquí una selección.