Foto: archivo revista Arcanos

Quizá el pulso político más duro que tiene en este momento el Congreso, en el que están midiendo fuerzas el presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe, es el debate sobre el Marco Jurídico para la Paz, que ya arriba a su séptimo debate.

El concejal de Bogotá Antonio Sanguino, quien además es desmovilizado de la Corriente de Renovación Socialista, se mostró a favor del Marco, bajo la consideración de que se deben buscar salidas a la guerra,sin necesariamente tener que renunciar a la justicia. “Las normas internacionales no permiten indultos para delitos atroces”. Sanguino asegura que no es sano para el país, sesgarse por la experiencia negativa que le dejó a Colombia la desmovilización de los paramilitares en el gobierno de Uribe, y hace la invitación a revisar la experiencia positiva de los procesos de paz del M-19, EPL, Quitín Lame y la Corriente de Renovación Socialista. El cabildante cree que se debe considerar a los militares que cometan delitos en ejercicio de sus funcionesdentro de un proceso de justicia transicional porque opina que“Se debe evitar el mensaje que se envía de que a un militar que viola las normas,se le debe caer con todo el peso de la ley, mientras a los ilegales se les perdona los delitos”.

El proyecto de  Marco Jurídico para la Paz que está debatiendo el Congreso fue tema de discusión el pasado lunes 28 de mayo en el Programa La Controversia, moderado por León Valencia en Canal Capital. Asistieron el concejal del Partido Verde Antonio Sanguino, la columnista del diario El Tiempo Salud Hernández y el representante a la Cámara Miguel Gómez Martínez.

El representante conservador Miguel Gómez Martínez, abierto contradictor de esta iniciativa,expuso que sus diferencias con el gobierno nacional en este proyecto están en el “cómo llegar a un escenario de paz”. Gómez estima que la reconciliación nacional se debe buscar sobre la base de la justicia, sin que haya espacio para la impunidad. “Este Marco para la Paz reafirma la idea de que en Colombia si uno se porta mal, le va bien. Esta es la idea que crea que el MarcoJurídico para la Paz y por ese camino seguirán actuando las bacrim, las Farc y el ELN”. El congresista rechaza además la idea contenida en el Marco, de que los militares reciban tratamiento similar al de los grupos insurgentes,sometiéndolos a un proceso de justicia transicional. Gómez ha sido un defensor del fuero militar ampliado, al igual que Álvaro Uribe.

Por su parte la columnista del diario el Tiempo y periodista Salud Hernández, no cree que sea bueno aprobar un Marco Jurídico para la Paz que genera impunidad, según ella “Colombia ya tuvo que sufrir las consecuencias de una ley de justicia y paz mal planteada que hoy día fracasó en su totalidad,como para experimentar con una norma mucho más laxa, esta vez con las guerrillas”. La analista coincidió con Gómez al rechazar que a los militares se les juzgue bajo una norma de justicia transicional, porque estima que esto se debe hacer con el rigor y conocimiento de la justicia penal militar.

El Marco se debate esta semana en el Senado y la discusión ha girado en torno a la representación y vocería política que obtendrían quienes se acojan a un proceso de paz. Álvaro Uribe, que ha intentado derrotar el  Marco en todos sus debates, sigue insistiendo en que ésta vocería solo sea posible para desmovilizados rasos. Otros sectores piensan que en el  Marco no debe quedar ni la prohibición ni la aceptación de la representación política y que eso sería objeto de otras normas posteriores.

/ Oscar Fernando Sevillano