Menos de 24 horas después de que el presidente hubiera procedido con la destitución de Gustavo Petro, Bogotá amanece con una certeza y es que arranca en forma la batalla por la capital. Sin embargo, ninguno de los partidos tiene un candidato fijo para reemplazarlo.

Por designación del presidente Juan Manuel Santos, hoy asumirá como alcalde encargado el ministro de Trabajo Rafael Pardo, pero él permanecerá hasta que los progresistas le envíen una terna a Santos que debe escoger un mandatario proveniente del movimiento de Petro.

Ese mandatario a su vez estará en el cargo hasta que haya elecciones atípicas, que deberían llevarse a cabo en dos meses máximo desde que Pardo quede oficialmente encargado.

Al coincidir con las elecciones presidenciales, la apuesta de todos los partidos se hace aún más alta, pues tradicionalmente Bogotá pone alrededor del 20 por ciento de los votos en la elección presidencial. Es uno de los lugares más determinantes en la elección. El partido que haga la mejor campaña en Bogotá y salga elegido, además, podrá transferirle el momentum a su candidato presidencial, un impulso que a la postre puede resultar decisivo.

Bogotá será el primer escenario donde el santismo tendrá un pulso real y firme con el uribismo antes de las presidenciales, y a juzgar por los resultados de las legislativas, el movimiento del expresidente arranca bien posicionado.

Sin embargo, la discusión sobre los candidatos está todavía en pañales.

Tomado de: http://lasillavacia.com/historia/arranca-la-batalla-por-bogota-46918