Marzo: un reconocimiento a las mujeres

“Una de las mayores fuerzas que mueven al mundo en nuestra época es la revolución de la igualdad.”
Barbara Ward (1914 – 1981)

No existe mejor día para recordar con orgullo cada una de las luchas y batallas que han tenido que librar las mujeres en la construcción de su historia que el 8 de marzo, día Internacional de la mujer. Más que una celebración debe ser un llamado a nuestra memoria histórica, para entender el porqué las mujeres han sido protagonistas en la consolidación de la sociedad como hoy se conoce.

A las mujeres no se les ha dado nada regalado. Por siglos, han luchado incansablemente para que hoy todas y cada una gocen de derechos y libertades  que por nacimiento como por patrimonio debían ser suyos. ¡Pero no¡ todo les ha costado.

El derecho al voto, al trabajo, la inclusión en la sociedad civil como ciudadanas partícipes, la igualdad de condiciones, y los derechos sexuales y reproductivos, son algunas de las garantías que se lograron con sacrificio, lucha, inteligencia y perseverancia.

Los antecedentes históricos sobre esta celebración se remontan a 1909 cuando por primera vez, el 28 de febrero, teniendo en cuenta una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos de América, se celebró en todo el país el primer Día Nacional de la Mujer, sin embargo, solo hasta 1977 la ONU reconoció el 8 de marzo como el día Internacional de la Mujer.

Para enmarcar esta celebración en la historia, según la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) y la Organización de las Naciones Unidas, estas fechas le dieron paso a lo que hoy se conoce como día Internacional de la Mujer:

• 1910: Después de la primera Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en 1907, en Copenhague (Dinamarca), cientos de mujeres se reunieron en la segunda versión de esta conferencia y decidieron organizar anualmente una jornada de la mujer teniendo como objetivo reforzar su lucha por obtener el derecho al voto universal.

• 1911: Teniendo en cuenta la decisión tomada en Copenhague, en este año se celebra el Día Internacional de la Mujer en numerosos países europeos y en Estados Unidos.

• En este mismo año, el 25 de marzo, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes italianas y judías, murieron en un incendio en la fábrica Triangle en la ciudad de Nueva York. Este suceso tuvo grandes consecuencias en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se tuvieron presente las condiciones laborales que condujeron a este desastre.

• 1913 a 1914: En vísperas de la Primera Guerra Mundial, surgieron movimientos en pro de la paz y las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero, organizando reuniones clandestinas.

• 1915: En medio de los estragos de la Primera Guerra Mundial, se dio en La Haya (Países Bajos), una gran reunión de mujeres el 15 de abril. En esta participaron más de 1.300 mujeres originarias de 12 países.

• 1917: Como reacción a los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres escogieron el último domingo de febrero para declararse en huelga. Las trabajadoras salieron a la calle y proclamaron una protesta general el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario utilizado en otros países. Por esta razón la celebración oficial se da en marzo.

Es significativo mencionar la historia y recordar cada uno de los hechos y acontecimientos que enmarcaron esta celebración, para reconocer la importancia de cada una de las luchas, que conllevaron a la libertad de miles de mujeres oprimidas en una sociedad hostil, que por años las cohibieron de gozar una vida digna.

Mujeres que dieron la vida por la causa, combatieron contra el silencio, el dolor y la humillación, y aún así con todos estos ademanes consiguieron que un día haya adquirido una dimensión mundial, que cada lucha haya significado una reivindicación de su papel y haya traído oportunidades que antes no tenían. El 8 de marzo es una reafirmación de la importancia de cada una de las mujeres en la sociedad y la cultura.

El día Internacional de la mujer, más allá de los chocolates, las flores, y las tarjetas para condecorar y celebrar una festividad que se convirtió en una fecha comercial, algo así como un San Valentín que no es día de la mujer si no se regalan rosas, debe tener un sentido más amplio. Pensar que hoy se encuentran  mujeres que participan activamente dentro de las actividades económicas, científicas y culturales, espacios que antes se veían abiertos solamente para los hombres.

Escrito por: Clara Arias Ríos