Proyección Ganadera: Un proceso de cara al futuro

El programa Reconversión Ganadera para la Paz y la Corporación Nuevo Arco Iris, ofrecieron una rendición de cuentas sobre el desempeño de este proyecto en la zona rural del departamento.

Esta iniciativa ha obtenido gran acogida en medio de la comunidad campesina, y aunque ha sido tocada por constantes señalamientos graves de supuestos despilfarros y negligencia en el manejo de los recursos e incluso cercanía con la propuesta de la insurgencia de las FARC; este ha demostrado con hechos ser un proyecto que crece de la mano de las necesidades del pequeño productor.

Un pilar para la paz

Para dicho encuentro estuvo presente el director ejecutivo de la Corporación Nuevo Arco Iris, Fernando Hernández Valencia, quien asegura que tras un año del exitoso desempeño de este proyecto, la comunidad caqueteña puede evidenciar los grandes avances en términos de inversión y proyección del campo de cara a los que él denomina la inminente firma de la paz en los diálogos que se adelantan en La Habana-Cuba, pues uno de sus argumentos es la fuerte incidencia del grupo guerrillero de las FARC en la región, y por ende esta sería una de las regiones que albergaría a más excombatientes.

La alternatividad de políticas serias para definir plataformas que permitan ofrecer garantías para estas personas en la llega del post conflicto, según Fernando Hernández, debe ser el reto de la comunidad caqueteña; teniendo en cuenta que esta es una región amazónica y así mismo, determinar las formas de protección del medio, que lleve a mitigar la llegada de estructuras nefastas de explotación minera y no entrar en la lógica extractivista que se plante a futuro, y por ello afirmó que el programa de reconversión ganadera es un excelente inicio para la amplitud de mecanismos productivos en la región.

Replanteamiento 

Al referirse al modelo económico que se debe implementar luego de la culminación de la guerra Hernández dijo: “El proceso de paz que plantea Santos responde a una dinámica Neoliberal, por lo tanto ellos deben proteger los intereses del gran capital; sin embargo el reto de esa sociedad es ampliar y re insertar a toda la comunidad en la construcción del nuevo modelo, que direccione las formas de gobernar desde la región”, con estas palabras deja poco a la imaginación; apostarle a procesos como este impulsa la construcción de un nuevo país incluyente.

Andrés Arias

Redacción Extra 

Periódico Extra 5 de diciembre 2014