¿Qué le espera a los diálogos con el ELN después de Santos?


“Duque desconoce la agenda de conversaciones pactada con el Gobierno, lo que significa que no está interesado en la participación de la sociedad
en la construcción de paz, en la democratización que necesita el país, en las transformaciones imprescindibles para que no haya razones para un alzamiento armado o en las víctimas”, aseguró el jefe de la delegación del ELN en Cuba, Pablo Beltrán. (Voces- ELN)

Con esta crítica respondió el jefe negociador de la guerrilla del ELN, Pablo Beltrán, al candidato Iván Duque, respecto a la postura que el aspirante presidencial del Centro Democrático –CD- ha mantenido en torno a los diálogos de paz que el gobierno Santos ha venido sosteniendo en aras de lograr un acuerdo definitivo para que esta insurgencia abandone las armas. Recordemos que para Duque la única opción que tiene el ELN, en un futuro gobierno del Uribismo es “la concentración de sus tropas, la desmovilización de sus combatientes y el sometimiento a la justicia”, es decir, la negación total de la condición de actor político armado a esa organización rebelde; por ese camino las perspectivas de paz en un gobierno de derecha como el que se propone conformar Iván Duque en representación de los sectores del NO, son casi nulas, y en vez de construir sobre lo construido, lo que vamos a presenciar es una demolición de la arquitectura de la paz que el gobierno Santos ha estructurado durante 8 años.

Dicho lo anterior, la pregunta que surge es ¿qué hacer para dar continuidad a los esfuerzos de paz en los que el país y el gobierno se han empleado por casi una década?

La respuesta es apoyar la Coalición por la paz que lidera el candidato presidencial Gustavo Petro, para que la mayoría de sectores que dijeron SÍ en el pasado plebiscito tengan un vocero genuino en la casa de Nariño, que defienda lo alcanzado y le dé continuidad a los diálogos con el ELN, eso sí mejorando su metodología y aprendiendo de los aciertos y errores de los procesos adelantados con las FARC y en el pasado con los paramilitares.

Veamos entonces rápidamente lo que aportan los ex candidatos presidenciales Humberto de la Calle y Sergio Fajardo a la política de paz que el candidato de la Colombia Humana, Gustavo Petro, puede desarrollar en caso de ser elegido presidente de Colombia este próximo 17 de junio.

En primer lugar, el doctor de la Calle, ex candidato presidencial y jefe negociador de paz con las FARC, sostiene que para fortalecer la negociación con el ELN y devolverle la credibilidad de este proceso ante la opinión pública, esta insurgencia debe comprometerse desde ya en un cese al fuego definitivo, como pre-condición para avanzar en la agenda con el gobierno; es decir, para Humberto Dela Calle los tiempos de negociar en medio del conflicto terminaron, hoy el país requiere gestos claros y decididos de los rebeldes Camilistas, para poder superar el escepticismo de muchos colombianos frente a este proceso.

Continuar leyendo en la pág. 2 de ¿QUÉ LE ESPERA A LOS DIÁLOGOS CON EL ELN DESPUÉS DE SANTOS? 

Julio C. Arenas, investigador del conflicto Corporación Nuevo Arco Iris

Dejar un Comentario

Su dirección de Email no será publicada. Campos requeridos están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.