Vuelven a la vida

Sargento Primero Luis Alfonso Beltrán

El sargento primero Luis Alfonso Beltrán fue secuestrado el 3 de marzo de 1998 en la zona del  Billar, Caquetá. Nació el 15 de septiembre de 1968, estudió sistemas y cursó varios talleres de actuación en la capital del país. No tiene hijos y su mamá María Virginia y su padre Eufrasio han buscado incansablemente la libertad de Luis Alfonso.

En la última prueba de supervivencia, Beltrán les envió un mensaje a sus padres y a sus hermanos y les pidió a sus familiares que aprovecharan al máximo la libertad que tenían y que no se preocuparan por él. Agradeció a los medios de comunicación que se han solidarizado con los secuestrados, abriéndoles los micrófonos a familias y amigos. También envió un saludo a las niñas de la Universidad de la Sabana que se solidarizaron adoptando un secuestrado. Le solicitó a su madre hacer la gestión de la vivienda militar y le pidió el favor a Marleny Orjuela, enviándole primero un saludo amoroso, que la acompañara en dichas gestiones. Terminó enviando un saludo para su Millonarios del alma. En el clásico número 256 de 2009 entre Millonarios e Independiente Santa Fe, se rindió un homenaje a Beltrán para pedir por su libertad. María Virginia su mamá lo estará esperando en Villavicencio con unos regalitos que le compró.

Sargento Luis Arturo Arcia     

El sargento Luis Arturo Arcia fue secuestrado el 3 de marzo de 1998 en la zona del  Billar, Caquetá.El sargento Arcía nació el 13 de febrero de 1971 en Boyacá. En el último mensaje que se conoció envió un saludo a su sus madrinas, en especial a doña Helena y a los familiares que viven en Villavicencio y en Boyacá. Saludó a su madre biológica, Cristina y le pidió que se llenara de fortaleza porque muy pronto iba a estar reunido con sus familiares. Agradeció los mensajes enviados por sus hermanos, tíos y demás familiares y envío un saludo especial a Piedad Córdoba y a los medios de comunicación.  Concluyó agradeciendo a todos los que se han solidarizado por la causa de los secuestrados y que los lleva en el corazón.

Para Amor de los Dolores, hermana de Luis Arturo, la muerte de su madre, Helena, ha sido el golpe más duro. “Ella se murió esperándolo”, comenta, y agrega que tres de sus hermanos también fallecieron en los últimos años.

En el clásico número 256 de 2009 entre Millonarios e Independiente Santa Fe, también se le rindió homenaje a Arcia, quien es un hincha apasionado de Independiente Santa Fe. Los hinchas del equipo hicieron una pancarta con la siguiente leyenda: Te estamos esperando, somos tu familia. ¡La del primer campeón! Los hermanos de Arcia anunciaron que le tienen como regalo una camiseta del equipo firmada por cada uno de los jugadores. Su hermana Carmen Cristina Arcia dijo que lo espera un cuarto con todo nuevo porque le compró un juego de alcoba y lo decoró de blanco.

Sargento Robinson Salcedo Guarín 

El sargento Robinson Salcedo  fue secuestrado en Miraflores, Guaviare el 3 de agosto de 1998. Salcedo nació el 5 de diciembre de 1970, en el municipio de Ambalema, norte del Tolima. Él es uno de los sobrevivientes de la tragedia de Armero, en noviembre de 1985. Trinidad Orjuela, quien crio a Robinson desde que tenía tres meses de nacido, y su madre Carmen Guarnizo están felices por su liberación.

Su hijo Jonathan, de 18 años, quien cursa tercer semestre de Ingeniería Industrial en la Universidad de Ibagué, recuerda con cariño los días de su niñez con su padre cuando compartían horas enteras de piscina y pateaban balones en las canchas de Ibagué.

En la prueba de supervivencia conocida en 2009, envió mensajes a sus familiares de Ambalema e Ibagué.  Les comentó que escuchaba sus mensajes por la Carrilera Cinco, las Voces del Secuestro y buenas noches – buenos días. Agradeció la gestión hecha por Colombianas y Colombianos por la Paz  y por la de aquellos que están haciendo cualquier actividad en procura de la libertad de los secuestrados. También agradeció a Caracol y RCN por los espacios que les han permitido a sus familiares para que se comuniquen con ellos.

Jonathan le cantará la canción que le compuso a su padre y Trinidad junto con Carmen lo consentirán con sus platos preferidos como nicuro y bocachico.

Sargento Luis Alfredo Moreno 

El sargento Luis Alfredo Moreno fue secuestrado el 3 de agosto de 1998 en Miraflores,  Guaviare. Nació el 2 de julio de 1969 en Córdoba, Nariño y es el segundo de cuatro hijos. Estudió su primaria en Ipiales, en el Colegio de San Felipe y se gradúo de la Normal de Pasto. Apenas terminó su colegio se fue a prestar el servicio y a los tres meses juró bandera en Ipiales. Luego se lo llevaron a la Dorada, Putumayo donde terminó quedándose en la carrera militar. Es padre de Camilo Andrés, quien tiene 18 años y estudia segundo semestre de psicología en la Universidad Mariana de Pasto. Su madre le enseñó a coser desde que estaba en el colegio.

Los bordados que exhibió en la prueba de supervivencia llamó mucho la atención. Moreno envió mensajes cariñosos a sus padres Miguel y Esperanza, a su hijo Camilo y sus hermanos. Recordó a su abuelito Octavio, quien murió estando él en cautiverio. Saludó a sus sobrinos y a los compañeros y amigos, destacando a Germán Gerardo García. Agradeció la gestión de Piedad Córdoba. “En mis horas diarias no es más que me pongo puntada tras puntada a hacer mis bordados”, dijo Moreno y mostró los bordados que había hecho para María Isabel Campos, el deportivo Pasto, Rafaela Cortes, Consuelo González y su familia, sus amigos y familiares, Marleny Orjuela, Carrilera la Cinco, las Voces del Secuestro y Miguel José. También dijo que tenía una ilusión en su corazón  y que esperaba disfrutar y leyó lo que decía su último bordado: “Quiero gritar que chimba la libertad, Colombia. (…) Gracias Juanes, gracias por todo lo que has hecho y espero que este sueño de libertad se haga realidad, para poder entregar este detalle que hice con todo cariño, con todo amor y como siempre con mucho agradecimiento”.

Sus familiares y amigos le tienen preparada una bienvenida.

 Policías

Intendente Jorge Trujillo Solarte

El intendente Jorge Trujillo fue secuestrado en Puerto Rico, Meta el 10 de Julio de 1999. Nació 17 de abril de 1970. Yina Pineda se había casado con él tres años atrás. Cuando Jorge resultó secuestrado, su hija, Sofía Trujillo, tenía cuatro meses de nacida. Su hermano mayor, José Fernando, fue asesinado también por las Farc en Gamarra, Cesar. Su madre Oliva Solarte se dedicó de tiempo completo a buscar la liberación de su hijo. Estuvo en San Vicente del Caguán en la época del despeje, hablando con jefes guerrilleros, también ha participado en un sinnúmero de movilizaciones, plantones y actividades que buscan la liberación de los secuestrados. Incluso hizo un recorrido de 550 km desde Gamarra, Cesar, hasta Bogotá, reclamando la libertad de su hijo Jorge.

Muchas bendiciones envió Trujillo a través de la última prueba de supervivencia. Saludó a toda su familia, padres, hermanos y amigos. Dijo que se encontraba bien de salud y le pidió a su mamá que no se afligiera mucho y que por favor no llorara cuando le enviara los mensajes.

De regreso a su hogar, su madre le tiene preparado su cuarto con todo nuevo y recién pintado y con una emoción en el corazón y agradeciendo al todo poderoso, como recién lo ha expresado, está en Villavicencio esperando a Jorge.

Intendente Carlos José Duarte

El intendente Carlos José Duarte fue secuestrado el 13 de julio de 1999 en la toma de Puerto Rico, Meta. Duarte nació Cabuyado, departamento del Meta el 30 de junio de 1970. Está casado con Gloria Marín desde 1996 y tienen dos hijos, Jennifer Paola de 21 y Carlos Andrés de 13 años de edad. Jennifer tiene una niña de tres años, Ana María, quien le envía mensajes a su abuelito por distintos medios de comunicación. Natalia de 17 años también es hija de Carlos José y recientemente caminó desde Fusagasugá, Cundinamarca, hasta Bogotá para exigir la liberación de su padre.

Duarte envió un saludo lleno de amor y fraternidad a su esposa Gloria, sus hijos Jennifer Paola, Carlos Andrés y Natalia en el último mensaje de septiembre de 2009. Le pidió a Gloria, quien es jefe de la oficina de paz del Meta, que por favor no se preocupara tanto y que la situación tarde o temprano tendría que solucionarse. Habló sobre su enfermedad y dijo que trataba de sobrellevarla. También les solicitó a sus familiares que trataran de vivir lo mejor posible y sin problemas. A Gloria le pidió que tratara de solucionar el asunto de la vivienda militar y le dijo que quería saber más cosas de la familia a través de los mensajes que le enviaba.

Su esposa y sus hijos lo están esperando con todo el cariño para recuperar el tiempo perdido. Carlos anhela compartir tiempo con su papá y probar las cosas deliciosas que él prepara porque tiene fama de ser un excelente cocinero.

 Sargento segundo José Libardo Forero

El sargento de la policía José Libardo forero fue secuestrado el 10 de Julio de 1999, tras el ataque a la estación de policía de Puerto Rico, Meta. Nació en Cáqueza, Cundinamarca el 15 de agosto de 1968. Tiene dos hijos, Paola de 16 años y Anderson de 20 años que viven en Villavicencio.

Su amor por su esposa Noly fue evidente en la última prueba de supervivencia cuando dijo “quiero enviar este mensaje a mi familia, a mi esposa Noly: mi amor, yo te quiero mucho y solo espero que recuerdes el disco que una vez te dediqué, el de contigo porque te quiero, a los niños los he escuchado como también he escuchado a mi papá y a mi mamá”. También saludó a las personas que se han solidarizado por la causa de los secuestrados y solicitó a los colombianos que por favor entendieran y supieran que la situación es difícil para ellos y que necesitaban salir de allá lo más rápido posible porque estaban enfermos y llevaban mucho tiempo sin ver un médico. Puntualmente le pidió a Noly que por favor no vendiera la casa porque tenía muchos proyectos. Se refirió a sus hijos y dijo que “cuando me cogieron, los niños estaban en primaria y ahora están terminando su bachillerato y la universidad”. Agradeció a Piedad Córdoba, Marleny Orjuela y a los medios de comunicación. Envió un mensaje al presidente Hugo Chávez y le solicitó que ayudara a gestionar la liberación de los secuestrados colombianos. Concluyó despidiéndose de su esposa “te quiero mucho mi amor y te amo. Adiós.”

En Villavicencio lo están esperando su familia y los vecinos del barrio 20 de Julio. Habrá fiesta, lechona y 300 invitados.

Intendente Jorge Humberto Romero

El intendente Jorge Humberto Romero fue secuestrado en la estación de la Policía del municipio de Puerto Rico, departamento del Meta, el 10 de julio de 1999. Nació en Pasto el 28 de julio de 1962. El intendente Romero es padre de dos hijas. Una vive en Pasto y la otra en Villavicencio. Su madre Rosa Romero sufrió una profunda depresión y no ha logrado sobreponerse y José Romero su padre se ha dedicado a cuidarla y a vivir de la caridad de las personas como el mismo indicó a algunos medios. Jorge Humberto era quien velaba por sus papás y quedaron desprotegidos. A pesar de los mensajes que el Intendente envió al director de la Policía, solicitando apoyar con asistencia médica a su madre eso no sucedió. Jorge dijo en la última prueba de supervivencia “quiero dirigirle unas palabras al director de la Policía, teniendo en cuenta que mi madre se encuentra enferma y no reciben parte de mis haberes, les hagan llegar algún dinero o le presten la atención médica necesaria”.

En el mensaje le envió un saludo súper especial a Rosita su madre y les solicitó a su padre, hermanos y demás familiares que estuvieran muy pendientes de ella. Se dirigió también a los tíos, familiares y amigos de la cuadra y de todo el barrio. Agradeció a Herbyn Hoyos, Nelson Moreno, Piedad Córdoba y Alan Jara.

Familiares y vecinos en Pasto le están preparando una fiesta para recibirlo con música salsa, su preferida.

Intendente de la Policía Wilson Rojas

El intendente Wilson Rojas fue secuestrado en Puerto Rico, Meta el 10 de julio de 1999. Cinco meses antes había llegado a esa estación. El intendente nació en Saldaña, sur del Tolima, el 13 de diciembre de 1970. Dayana es su hija de 13 años y vive en Villavicencio. Una artesanía de madera, que tiene grabado el nombre de ‘Dayana’, es el último recuerdo que guarda de su padre.

Una carta y dos pruebas de supervivencia recibieron sus familiares durante todo el cautiverio de Wilson. En la última prueba envió un saludo muy especial a sus padres, Víctor julio Rojas y Griselda Medina, a sus hermanos y sobrinos, a las niñas de la Universidad de la Sábana, a todos los que le enviaron mensajes por los medios de comunicación y a los vecinos de Saldaña, de la vereda Normandía. También dio instrucciones sobre cómo debería ser distribuido su sueldo y le solicitó al director de la Policía Nacional que le entregara un 20% a su hija Dayana, 30% a su mamá y el 50% le fuera guardado para que cuando saliera pudiera tener los ahorros y agregó que en cuanto a la vivienda militar no autorizaba a nadie para que adelantara esas gestiones.

La familia Rojas y los vecinos de la vereda Normandía hacen todos los preparativos necesarios para que Wilson se sienta nuevamente en casa. Con sancocho de gallina y una gran fiesta será recibido. Su hermana Olga Lucía viajó a Villavicencio con toda la familia, sus padres y hermanos a esperar a Wilson.

Sargento César Augusto Lasso

El sargento César Augusto Lasso fue capturado por la guerrilla en la toma a Mitú, en 1998. El sargento Lasso nació el 3 de mayo de 1964 en la ciudad de Manizales. Es tecnólogo en sistemas e  ingresó a la Policía cuando tenía 22 años. Lasso se casó con Ninfa Hernández  y es padre de tres hijos Jenny Carolina, Daniel y Mónica quienes hoy tienen 19, 13 y 12 años respectivamente. La menor nació mientras él estaba en cautiverio.

En su último mensaje de supervivencia envío un saludo especial a su padre, su madre, hermanos, sobrinos, hijos, sus tías Miriam y Alba, su tío Pedro y demás familiares que se encuentran en Santa Rosa de Cabal. Agradeció a los medios de comunicación porque les permiten escuchar las voces de los familiares y los animan a seguir después de tanto tiempo de cautiverio. Agradeció a Piedad Córdoba y a todos los que han contribuido a una pronta liberación.

Jenny Carolina, Mónica y Daniel cada semana enviaron mensajes a su padre a través de la radio para no perder el contacto con él y contarle lo hecho durante la semana. Ahora solo esperan poder abrazarlo y recibirlo en Villavicencio. Su mamá, Fabiola Monsalve, también viajó con sus hijos y nietos a esperar a César Augusto.

/ Reina Lucía Valencia