Según encuesta contratada por www.arcoiris.com.co  y realizada por Cifras y Conceptos el 28%  los encuestados votarían por un candidato de izquierda en las elecciones del 2014.  Eso significa que la izquierda tiene opción de llegar al poder, en la eventualidad de que el presidente Santos se presente a la reelección y las huestes cercanas al expresidente Uribe tengan un candidato propio con arrastre electoral. En un escenario así, bastante factible, la izquierda podría emerger como alternativa cierta de gobierno.  Fue lo que ocurrió en Bogotá en las pasadas elecciones. La derecha y el centro dividieron sus votos entre varios candidatos y en ese ambiente se catapultó el triunfo de Gustavo Petro.

Ahora bien, la posibilidad de que la izquierda defina una candidatura competitiva depende de un proceso complejo de alianzas en el que estará en juego el realismo y la renuncia a personalismos y radicalismos ideológicos. En todo caso la encuesta puso ante la ciudadanía los nombres de Angelino Garzón, Piedad Córdoba, Clara López, Jorge Enrique Robledo, Lucho Garzón y Antonio Navarro, un amplio espectro de líderes que representan al Polo Democrático, a la Marcha Patriótica, al Partido Verde, al Centro Independiente y a los Progresistas.  Son todos líderes conocidos como lo muestran las cifras. Sólo Jorge Enrique Robledo tiene aún un bajo nivel de conocimiento dentro de los electores, aunque entre quienes lo conocen recoge un apoyo no despreciable.

Encuesta contratada por www.arcoiris.com.co y realizada por Cifras y Conceptos revela que 28% de los electores votarían por la izquierda, que Angelino Garzón es quien tiene la mayor favorabilidad; y que Navarro Wolff y Clara López son dos candidatos con todo el potencial para crecer.

Queríamos que la muestra tuviese una cobertura óptima y en ese propósito fueron entrevistadas personalmente 1550 personas en las cuatro principales ciudades del país. Es la primera experiencia de una gran consulta de opinión a los colombianos sobre esta  vertiente política que ha logrado conquistar alcaldías y gobernaciones muy importantes, empezando por la capital de la República, pero ha estado lejos siempre  de conquistar la presidencia del país como quiera que la más alta votación en los años recientes fue la de Carlos Gaviria Díaz quien, enfrentado a Álvaro Uribe Vélez, alcanzó un poco más de 2´600.000 votos.

Falta un trecho largo para llegar a las elecciones y eso se refleja claramente al preguntar por el candidato favorito. Más de un 40% por ciento aún no define por quién votar. Puede ser también que una parte de los encuestados no se sientan plenamente identificados con las personas presentadas a su consideración y estén buscando nuevos nombres. Pero el ejercicio era completamente necesario dado que ya hay una abierta competencia entre el santismo y el uribismo por el solio de Bolívar en el 2014. Además la coyuntura nacional resultó especialmente propicia para este tipo de consultas: la crisis política desatada por la aprobación y hundimiento posterior de la reforma a la justicia abrió un campo de incertidumbres y de búsquedas políticas en el cual pueden prosperar alternativas novedosas.