Foto: Juan Manuel Santos | secretaría de prensa, Presidencia de la República.

Para nadie es un secreto que en la bancada de la Unidad Nacional hay personas que no gustan de dialogar con las guerrillas, bien sea porque desconfían de su voluntad de paz o por cuestiones ideológicas.

En el partido de la U, por ejemplo, donde tiene sus bases la seguridad democrática,  son más los parlamentarios que se encuentran a favor de un proceso de paz con las guerrillas que los que se oponen o tienen sus reservas. Esa posición indica que un amplio sector de esta colectividad ratifica su apoyo a Juan Manuel Santos, quien, con estos acercamientos exploratorios con las Farc y el Eln, firma su  separación definitiva del ex presidente Álvaro Uribe, un hombre más inclinado al refuerzo de la arremetida militar contra los grupos insurgentes.

Por los lados del Partido Conservador también decidieron apoyar los acercamientos con las guerrillas, pero se mantienen a la espera de resultados que estos puedan arrojar. Según el senador José Darío Salazar, es necesario que primero la guerrilla diga si está dispuesta a abandonar la práctica del secuestro extorsivo, reclutamiento de menores, ataques indiscriminados a la población civil y el negocio del narcotráfico; de lo contrario, asegura el congresista, se caería en  los mismos errores  del pasado.

Por su parte, Alfredo Bocanegra vocero de esa colectividad en la Cámara de Representantes, admite que su bancada, por haber sido  demasiado optimistas en los procesos de paz que lideraron en los gobiernos de Belisario Betancur y Andrés Pastrana, en donde se hizo todo el esfuerzo por terminar el conflicto por la vía pacífica sin  lograr mayores resultados, tiene todo el derecho de mostrarse prevenidos frente a lo que pueda suceder con estas conversaciones exploratorias.

Son más los sectores políticos que, por el momento, apoyan la decisión del gobierno de Juan Manuel Santos de buscar acercamientos con las guerrillas, que los que se oponen. La pregunta que surge es, ¿hasta cuándo estos partidos y movimientos mantendrán esa voluntad?

En igual sentido se pronunció el senador Roberto Gerleín, quien opina que la bancada de su partido tiene toda la autoridad para mostrarse prevenida ante unos posibles diálogos de paz con las Farc, porque en el pasado lideraron dos gobiernos que les ofreció retornar a la vida sin armas, y estos no mostraron mayor voluntad. Sin embargo, opina que no por esto se le debe cerrar la puerta a la terminación del conflicto por la vía del dialogo,  sí existe disposición para llegar a un acuerdo.

Por el momento, el Partido Conservador se encuentra a la espera de futuras reuniones con los ex presidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe para escuchar sus opiniones y sugerencias frente al tema, para la cual delegó al representante a la Cámara, Alfredo Bocanegra.

El resto de partidos y movimientos políticos que pertenecen a la coalición de Unidad Nacional, como el Partido Liberal, están dispuestos a jugársela con el presidente Santos por la paz, lo mismo que  Cambio Radical. Mientras el Partido Verde mantiene su acompañamiento y desde la Comisión de Paz del Congreso de la República rodea a quienes lideran la idea de reactivar el Consejo Nacional de Paz,  con miras a que la sociedad tenga participación en los posibles diálogos.

A continuación, las opiniones de algunos miembros de la coalición de Unidad Nacional:

José Darío Salazar | Senador Conservador

“Si el proceso de paz se va a desarrollar en medio del secuestro, la extorsión y las acciones terroristas, ese apoyo que le estamos dando los conservadores puede deteriorarse con el paso del tiempo. En mi opinión, estos acercamientos iniciaron mal porque el Gobierno nacional incumple su palabra al no tener en cuenta condiciones inamovibles como el cese al fuego”.

Juan Lozano | Presidente Partido de la U

“Yo espero que el señor presidente Juan Manuel Santos le de cumplimiento a sus palabras dirigidas a la nación de mantener la ofensiva contra la ilegalidad y de parte de las Farc espero que cesen sus actividades terroristas”.

Alfredo Bocanegra | Representante Conservador

“A todos nos gusta la paz; al que le guste la guerra se contradice porque no creo que haya alguien en nuestro país que viva encantado con el fuego cruzado y sus consecuencias. Sin embargo, estimo que es necesario tener mucha responsabilidad y no caer en la tentación de utilizar este tema como estrategia electoral, ni aquí, ni en  otro país”.

Carlos Fernando Motoa | Senador de Cambio Radical

“Todos los partidos políticos deben apoyar estos acercamientos con miras a unos diálogos. En lo que si debe ser claro el gobierno nacional es sí se va a decretar un cese al fuego, porque dialogar en medio del conflicto es bastante complicado”.

/ Por Oscar Sevillano