Foto: archivo CNAI.

El Presidente Juan Manuel Santos certificó por escrito a este periodista que “desconoce si el ex presidente Álvaro Uribe, parientes de este último, o cualquier otra persona de su entorno” pertenecen a “La mano Negra”.

El Presidente contestó así a un derecho de petición de cinco puntos hecho por quien esto escribe en el que se le preguntó sobre diversos pormenores de lo que en varias intervenciones él ha denominado como “La Mano Negra”.

En su respuesta, Santos sostiene que “La Mano Negra”, es el apelativo que él le otorga a “corrientes extremas de pensamiento y de acción, situadas tanto en la izquierda como en la derecha en materia política”.

“En cuando a la corriente de izquierda”, precisó que se refiere a las FARC, mientras que “La Mano Negra” de extrema derecha es “la que no quiere que se repare a las víctimas, la que no quiere que se restituya a los campesinos, la que quiere exagerar la inseguridad del país, para decir que este país es un caos”.

Esta última descripción concuerda con las posiciones y los ataques que Uribe y las corrientes que él encabeza han sostenido en contra del nuevo proceso de paz con las FARC iniciado en Cuba, así como contra la restitución de tierras robadas a sangre y fuego y la reparación estatal a las víctimas de la guerra y el terrorismo.

De acuerdo con Santos, ´La Mano Negra´  es “la que no quiere que se repare a las víctimas, la que no quiere que se restituya a los campesinos, la que quiere exagerar la inseguridad del país, para decir que este país es un caos”.

Los ataques de Uribe a las políticas sociales y de paz de Santos, principalmente por Twitter, los han distanciado por completo.

En cuanto al accionar de “La Mano Negra”, Santos indicó por escrito que ha “hecho públicas denuncias [ante las autoridades judiciales] para que ellas tomen las medidas necesarias y resuelvan prontamente estas situaciones dentro del marco de sus competencias”.

Santos agregó que también ha “pedido en reiteradas oportunidades a las autoridades intensificar las acciones contra los grupos al margen de la ley, entre ellas las FARC”.

“Adicionalmente”, dice la respuesta presidencial, “cada vez que cualquier funcionario tiene conocimiento de la consumación de un delito, inmediatamente se denuncia el hecho a las autoridades competentes”.

La carta de la Presidencia contestando el derecho de petición hecho a Santos, es la siguiente: VER CARTA