Reforma tributaria, blanco de críticas y bendiciones

Foto: Juan Ricardo Ortega, director de la -DIAN -| Giovanni Moreno C.

/ Por Oscar Fernando Sevillano*. Los días pasan y el gobierno nacional a través del ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas  Santamaría, junto con el director de la Dirección de Impuestos Nacionales – DIAN, Juan Ricardo Ortega, afinan los argumentos para defender el proyecto de Reforma Tributaria, presentado a consideración del Congreso de la  República con mensaje de urgencia.

El proyecto que en un comienzo tuvo reserva de parte de algunos sectores tanto de oposición como del liberalismo y el partido Verde, de la Unidad Nacional, por la reforma que plantea a la manera como actualmente se recauda los impuestos con los que se sostiene el Servicio Nacional de Aprendizaje – SENA, junto con  el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – ICBF y las Cajas de Compensación, conocidos con el nombre de “Parafiscales”, con el pasar de los días ha subido de tono, no solo por los que tiene que ver los restaurantes, sino también por  el aumento en la tarifa de Impuesto al Valor Agregado – IVA,  que hoy se cobra a la medicina prepagada que se encuentra en el 10%, que de aprobarse la idea,  pasaría al 16%,.

En lo que tiene que ver con los restaurantes, se pudo establecer según el senador Camilo Sánchez que mediante los últimos acuerdos que se han logrado con el gobierno nacional,  “no habrá impuesto al corrientazo” y para lo que tiene que ver  la medicina prepagada, el parlamentario liberal aseguró que se propuso no  grabar con la tarifa del 16%,  el total de las pólizas que firman los usuarios, sino únicamente el 60% de su valor.

Otro de los sectores que ve con preocupación la aprobación de la reforma tributaria,  es el de los giros postales, donde Édgar Páez, presidente de Súpergiros, en declaraciones al Espectador,  aseguró sentirse preocupado porque según él,  “gravar estos giros con IVA,  es tan terrible como pensar que debe gravarse la entrega de dinero de un padre a un hijo para sus gastos diarios”.

El proyecto plantea que, a partir del 1º de enero de 2013,  la carga impositiva para los giros, se iguale con las tarifas existentes en el sistema financiero, es decir del 16%, propuesta que iría en contravía de los objetivos planteados en el proyecto de ley ‘Pague Fácil – Pague Digital’, del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones,  con el que se busca mayor inclusión financiera a través de servicios virtuales”, según Juan Andrés Carreño, presidente de Asopostal, en entrevista para el mismo diario.

Los días pasan y el Gobierno a través del ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas  Santamaría, junto con el director de la -DIAN-, Juan Ricardo Ortega, afinan los argumentos para defender el proyecto de Reforma Tributaria, presentado a consideración del Congreso de la  República con mensaje de urgencia.

Las empresas de giros han aumentado su presencia en casi todo el territorio, y a diferencia de los servicios que en esta materia   ofrece el sector bancario, en este los  costos de operación resultan más favorables para el colombiano del común, lo que hace que sea más atractivos para quienes viven en lugares apartados de la geografía nacional, y que no cuentan con fácil acceso al sistema financiero.

A todos estos debates que se han levantado desde el momento en que se dio a conocer el texto de la reforma tributaria, el gobierno nacional a través de su ministro de Hacienda Mauricio Cardenas Santamaría, junto con el director de la DIAN Juan Ricardo Ortega, han defendido la idea, argumentado que la propuesta no busca empobrecer a nadie, sino cobrar el recaudo con mayor equidad, para lo cual tanto el cómo Ortega,  trabajarán por mejorar el sistema de tributo a través de bases de datos actualizadas,  que permitan conocer los ingresos reales de las personas y las empresas, lo mismo de quienes se dedican a las actividades agrícolas y ganaderas.

“No se están creando más impuestos, sino garantizando que los que se cobran se administren de manera eficaz y  más organizada, para que no haya lugar ni a la evasión, ni a la elusión”, aseguró el director de la DIAN en entrevista para Arcoiris.com en días pasados, y fue más allá argumentado que,  “No sé por qué en Colombia existe la costumbre de pensar que uno tiene una mala intención con el trabajo que se hace desde la DIAN y el Ministerio de Hacienda. Esa incapacidad del pueblo colombiano para pensar en la buena fe de los servidores públicos que como yo, llevamos más de 12 años trabajando por el progreso del país, se debe superar”.

El proyecto de reforma tributaria, sigue su curso en el legislativo y se espera que su aplicación se dé a partir del 1 de enero de 2013, y por el momento  recibe observaciones a favor de parte de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), quien a través de la Coordinadora   para su  Misión en Colombia  Valerie Cerra,  se pronunció asegurando que  “las autoridades deberán aprovechar este éxito para desarrollar una base de renta más amplia y un ritmo más acelerado de la consolidación fiscal”, mientras  es blanco de críticas de parte de senadores de oposición como Jorge Robledo,  quien ha en declaraciones a los  medios de comunicación ha dicho  que “la reforma tributaria les disminuye en 8.06 billones de pesos los impuestos a las empresas  y para compensar, les aumenta los tributos al pueblo raso y a las capas medias”.

*Periodista del portal ArcoIris.com.co