Simón Trinidad puede estar en la mesa de La Habana

Foto: Rodrigo Granda (der) de las Farc, durante los diálogos de La Habana, Cuba | tomada de elheraldo.co 

/ Por Luis Eduardo Celis*. Con la carta enviada al Presidente Barack Obama, por la delegación de las FARC, el pasado viernes 23 de noviembre, se da un nuevo paso  en la intencionalidad de las FARC, de contar con Simón Trinidad, en el equipo de diálogos y negociaciones, el primero fue integrarlo en la delegación de negociadores principales, la cual se anunció por el Secretariado Nacional, el 1 de octubre en los siguientes términos: “Es sano orgullo de luchadores por los derechos populares, ratificar tu inclusión como integrante del equipo de diálogo de las FARC-Ejército del Pueblo, oficialmente haces parte de él”.

Con la iniciativa de las FARC, de enviar una carta en términos respetuosos al Presidente de los Estados Unidos, solicitando el indulto a Simón Trinidad, coloca al gobierno de los Estados Unidos a pensar en esta posibilidad, la carta dice: “solicitamos al Presidente de los Estados Unidos, que en uso de su facultad para indultar, permita que Simón Trinidad, delegado de paz de las FARC-EP pueda hacer presencia física en la mesa de conversaciones de la Habana. Inmenso aporte a la paz de Colombia haría el gobierno de los Estados Unidos con este gesto de humanidad”.

Interesante de esta comunicación es el tono respetuoso y tendiendo puentes de dialogo con el Gobierno de los Estados Unidos, al reconocer virtudes de la democracia Estadounidense, muy lejos del tradicional tono de críticas al “Imperialismo Norteamericano”, como ha sido la tradición de una organización como las FARC, que desde siempre se ha reclamado como enemiga de los Estados Unidos, por eso expresiones como: “Valoramos la capacidad del pueblo norteamericano en cuanto a definir sus destinos por la vía de los sufragios, y en ese plano deseamos los mayores éxitos a una gestión que se enrumbe por la senda de la paz mundial”, deben ser valoradas, como un nuevo gesto de las FARC, de ganar un espacio de opinión favorable, al proceso en curso, en este caso, con la Administración del Presidente Obama.

Cuando se anunció de manera pública por parte del Presidente Juan Manuel Santos, la existencia de un proceso con las FARC, el Departamento de Estado  de los Estados Unidos, se pronunció y en esa declaración envío un mensaje a las FARC, lo cual constituye un antecedente a la carta enviada por parte de las FARC, en la declaración del Departamento de Estado se dice: “Las Farc debe ahora aprovechar esta oportunidad para poner fin a las décadas de terrorismo y el narcotráfico, y permitir que el pueblo colombiano de continuar construyendo una sociedad democrática, próspera y justa”.  Este mensaje a las FARC, puede ser leído como el inicio de una interlocución, o mejor, el retomar un dialogo entre el Gobierno de los Estados Unidos, luego de que ya tuvieron un encuentro cara a cara en Costa Rica en marzo de 1999, por el entonces Secretario de asuntos para el hemisferio occidental Phil Chicola y el Canciller de las FARC, Raùl Reyes, esta reunión se dio con la anuencia del Presidente Pastrana y constituye un antecedente en un dialogo que ahora se retoma, de manera epistolar y con declaraciones, entre los Estados Unidos y las FARC.

La aplicación del indulto presidencial a Simón Trinidad es posible, si la administración del presidente Barack Obama, ve que en el proceso del Gobierno y las Farc, sus intereses de lucha contra el narcotráfico tienen alguna posibilidad de avanzar, y esto es perfectamente factible.

El Presidente Obama en la primera semana de Octubre y en el marco de la campaña Presidencial tuvo nuevamente unas palabras para las FARC, al ser preguntado por el proceso de diálogos y negociaciones dijo: Las Farc debe ahora aprovechar esta oportunidad para poner fin a las décadas de terrorismo y el narcotráfico, y permitir que el pueblo colombiano  continúe construyendo una sociedad democrática, próspera y justa”.

Simón Trinidad, condenado en Estados Unidos, tras varios procesos por narcotráfico, que no prosperaron y que termino siendo condenado por el secuestro de los tres ciudadanos norteamericanos, que cayeron en poder de las FARC, tras un juicio donde los argumentos jurídicos se afincaron en: “integrar la conspiración para secuestrar a tres contratistas norteamericanos del Pentágono”   y según el fallo del juez Lambert de la  Corte Distrital de Washington, quien lo condeno a 60 años de prisión: “Simón Trinidad estuvo vinculado a un acto bárbaro y deleznable de terrorismo, que ninguna nación civilizada puede tolerar”, este fallo fue de noviembre de 2008 y fue antecedido por su captura con ayuda de la Policía Colombiana, en Quito en  enero de 2004 y extraditado a Estados Unidos en Diciembre del mismo año.

La aplicación del Indulto Presidencial a Simón Trinidad es posible, si la Administración del Presidente Barack Obama, ve que en el proceso Gobierno Colombiano y las FARC, sus intereses de lucha contra el narcotráfico tienen alguna posibilidad de avanzar, y esto es perfectamente factible, en la medida en que el punto está en la agenda y en la medida en que se discutan los temas de desarrollo rural y alternativas para las comunidades y los territorios involucrado en la producción de Coca,  y se encuentren alternativas, las cuales son completamente factibles, igualmente las FARC, pueden de manera discreta compartir con los Estados Unidos, su amplio conocimiento de como se ha desenvuelto la economía de la coca en los últimos treinta y cinco años, desde su experiencia concreta, si esto se da, es posible pensar en la presencia de Simón Trinidad, quizás primero mediante una video conferencia, después en un permiso especial para asistir de manera física a la mesa de La Habana y si este proceso entre Gobierno  Colombiano y FARC, avanza de manera exitosa, es posible en pensar en que el Gobierno de Barack Obama, otorgue el indulto, lo cual ya ha ocurrido en el pasado, como potestad presidencial ante interés vitales de los estados Unidos, y el tema del Narcotráfico y la estabilidad en la región andina, logrando la paz de Colombia lo son.

Interesante la declaración de Jorge Rojas, Secretario privado del Alcalde Gustavo Petro, quien el sábado anterior, en la sesión de las Audiencias de las Comisiones de Paz de Senado y Cámara se pronunció sobre el tema: “Le solicitamos al Gobierno de los Estados Unidos que permita que se integre toda la comisión negociadora por parte de la guerrilla de las FARC, como un gesto importante para avanzar en este propósito que une a toda Colombia con mucho apoyo de la comunidad internacional y con una gran participación de todos los sectores políticos representados en el Congreso, alcaldes, gobernadores y sociedad civil”

Las FARC, con la carta enviada al Presidente Barack Obama,  alimentan una interlocución con los Estados Unidos, actor clave en este proceso y que ha tomado la pragmática decisión de apoyar la alternativa de los diálogos y negociaciones para cerrar el conflicto armado Colombiano, decisión importante, que involucra al gran actor internacional, en un propósito nacional, que por supuesto requiere el apoyo y la participación de los Estados Unidos.

*Periodista del portal ArcoIris.com.co