“Se les rompió el modelito”

Aferrarse a esa imagen del papá, la mamá y los niñitos podrá ser bueno para vender cereales o detergentes en la televisión. Pero en la vida real, ese modelo ya no es el único.