El  pasado martes  5 de  octubre,  llegó  a las oficinas  de la Corporación Nuevo Arco  Iris,   una nueva amenaza  de muerte. En esta ocasión  dirigida a Fernando Hernández Valencia, Director de la Corporación, Antonio Sanguino, Concejal (quien fue  socio  fundador pero por sus compromisos políticos  ya  no pertenece a la    institución) y los socios Antonio López, Alberto Cabezas, Alejo Suarez y Edgar Ruiz.

Igualmente la amenaza  incluye a Carmen Palencia, líder en  los procesos de  restitución de tierras y a Felipe   Torres, analista  en los temas de  conflicto y paz

Durante el presente año las amenazas comenzaron en el mes de abril contra León Valencia y el investigador Ariel Ávila, motivo por el cual tuvieron que salir del país. Este hecho,  hasta el momento no ha tenido ninguna respuesta efectiva para  identificar a  sus  responsables. Posteriormente la entidad recibió amenazas de bombas y el 18 de septiembre fue violentada la sede y robados dos monitores.

Hemos informado al  gobierno del presidente de Juan Manuel Santo sobre estos graves  hechos y estamos a la  espera de concretar con  Andrés  Villamizar, Director de la Unidad Nacional de Protección, las medidas pertinentes  para la  seguridad del conjunto de personas amenazadas   y  de nuestra sede.

La Corporación  Nuevo Arco Iris, se mantiene  firme en su  propósito de seguir aportando  a la  construcción de un  país en paz y con plena vigencia del estado social de derecho.

Cordialmente,

FRNANDO  HERNANDEZ   VALENCIA

Director

Corporación Nuevo Arco Iris