Santos pide acelerar proceso de paz sin poner en riesgo la seguridad

El presidente, Juan Manuel Santos, presionó el martes en su viaje por España a la guerrilla de las FARC para que se acelere un acuerdo de paz, mientras que la intensa ofensiva militar cobró la vida de otros siete rebeldes.

Durante una visita oficial al país europeo, el mandatario que optará por la reelección este año dijo haber insistido a sus negociadores en el diálogo que celebran en Cuba con las FARC que es vital un pacto para frenar la guerra interna de más de cinco décadas.

“Espero que podamos llegar a unos acuerdos lo más pronto posible sin poner en riesgo la seguridad de los colombianos”, agregó, en una respuesta implícita a sus críticos como el ex presidente Alvaro Uribe que lo acusa de bajar la guardia en la lucha contra la insurgencia.

“La ofensiva militar se mantiene hasta que lleguemos a unos acuerdos, como si no hubiese conversaciones en La Habana”, enfatizó en declaraciones desde Madrid transmitidas por medios colombianos haciendo referencia al más reciente ataque contra la guerrilla que elevó a 21 los rebeldes de las FARC que han muerto en los últimos tres días en bombardeos.

La acción militar del martes contra dos estructuras del Comando Central de las izquierdistas FARC, acusadas de decenas de ataques, se produjo en zona rural del municipio de Planadas, en el departamento del Tolima, precisó el Gobierno.

El domingo, otros 14 rebeldes del grupo considerado terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea murieron en otro bombardeo en una zona rural del departamento de Arauca, una próspera región petrolera y ganadera fronteriza con Venezuela.

El Gobierno de Santos y las FARC mantienen desde hace más de un año una negociación de paz en La Habana, con la que se busca poner fin a la confrontación de casi medio siglo que ha cobrado más de 200.000 vidas.

En la mesa de diálogo, las partes han logrado acuerdos parciales para que los campesinos pobres accedan a la tierra y sobre garantías para que eventualmente7 la guerrilla se transforme en un partido político. Actualmente discuten el tema del narcotráfico.

Durante el proceso de paz, el Gobierno se ha negado a firmar un cese bilateral de fuego, como lo propone la guerrilla, con el argumento de que podría ser utilizado por los rebeldes para fortalecerse militarmente y prolongar indefinidamente el diálogo.

Las FARC han sido diezmadas por más de una década de ofensiva militar apoyada por Estados Unidos en medio de la que han muerto importantes comandantes de esa guerrilla, mientras que miles de combatientes han desertado.

Sin embargo, el grupo rebelde mantiene la capacidad de realizar ataques de gran impacto, incluso en algunas ciudades importantes y contra la infraestructura económica del país sudamericano.

Tomado de:  http://cablenoticias.tv