Implementar los acuerdos es un mayor reto que firmar la paz