Campaña electoral de Colombia, ¿la más sucia de la historia?