Foto: Dolly Cifuentes, solicitada en extradición por E.E.U.U.

MIAMI.- Jaime Alberto Uribe Vélez, difunto hermano menor del expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, dio fe por escritura pública el 22 febrero de 1994, ante el notario 17 de Medellín, que en esa fecha tenía “sociedad  conyugal vigente” con la colombiana Dolly de Jesús Cifuentes Villa. Hoy, ella está pedida en extradición por Estados Unidos acusada de narcotráfico y lavado de activos en sociedad con el Cartel de Sinaloa, de México, junto con Ana María Uribe, hija mayor de la pareja y sobrina del exmandatario.

Ambas mujeres están señaladas de pertenecer a la organización criminal colombiana conocida como Clan Cifuentes Villa y, según la Fiscalía Federal de Estados Unidos, pertenecen también al cartel narcotraficante de Sinaloa, del que son “socias y aliadas estratégicas” (ver http://bit.ly/Lny1me)

Fuente de la Policía aseguró que durante los 8 años del gobierno de Álvaro Uribe Vélez el clan narcotraficante Cifuentes Villa “fue intocable”.

Una alta fuente de la Policía Nacional de Colombia que pidió el anonimato reveló a este periodista que durante los ocho años de gobierno de Uribe Vélez (de agosto de 2002 a agosto de 2010) el Clan Cifuentes Villa, “fue intocable” y debido a ello, en su criterio, se convirtió en el aliado más poderoso y eficaz del narcotráfico mexicano en Colombia.

Dolly de Jesús Cifuentes  y Jaime Alberto Uribe Vélez confirmaron su “sociedad conyugal vigente” al firmar la escritura pública número 310 por medio de la cual adquirieron por valor de 52 millones 915 mil pesos colombianos el apartamento 701 del edificio Altobelo, situado en  la carrera 36ª No. 12 A – 21, de Medellín, fracción El Poblado (ver facsímil abajo).

El apartamento, de 295 metros cuadrados y tres parqueaderos,  fue adquirido por la pareja  para el segundo hijo del matrimonio, Daniel Alberto Uribe Cifuentes (ver http://bit.ly/LBlRY9 ), quien para entonces tenía cuatro años de edad, 10 menos que su hermana Ana María Uribe, hoy virtualmente prófuga.

El apartamento fue vendido a la pareja Uribe Vélez- Cifuentes Villa por Benjamín Harold Cadavid Elejalde, con cédula de ciudadanía colombiana número 3.311.120, expedida en Medellín.

La cuñada del ex presidente Uribe, Dolly de Jesús Cifuentes Villa,  actualmente se encuentra en la cárcel de mujeres de Bogotá El Buen Pastor a la espera de ser extraditada.

El ministro de Justicia de Colombia, Juan Carlos Esguerra, aseguró que Dolly Cifuentes Villa sería extraditada la semana pasada, lo cual no ocurrió.  Además, dijo desconocer versiones en el sentido de que la sobrina del ex presidente Uribe, Ana María Uribe, supuestamente se hubiera entregado a la DEA en Estados Unidos.

La relación Uribe Vélez-Cifuentes Villa se inició antes del nacimiento de Ana María Uribe en febrero de 1980 y en febrero de 1994 continuaba, para entonces con dos hijos y “sociedad conyugal vigente”, dice la escritura mencionada.

No obstante que la unión de su hermano Jaime Alberto con Dolly de Jesús Cifuentes duró por lo menos 15 años, de acuerdo con la escritura mencionada, el expresidente Uribe optó por desconocer a su cuñada y a su sobrina mayor, hoy con 32 años de edad.

Desde su cuenta de Twitter, el expresidente dijo: “Mi hermano Jaime murió en 2001, casado con Astrid Vélez, tuvieron dos hijos, un joven profesional en materias ambientales, y una niña que nació con parálisis cerebral. Relación sentimental diferente que hubiera tenido mi hermano sería de su fuero íntimo y me es ajena”.

Los bienes de Dolly Cifuentes y su hija Ana María Uribe fueron incautados por las autoridades judiciales colombianas en recientes operaciones policiales. Están en proceso de extinción de dominio por solicitud de la Fiscalía General de Estados Unidos que reclama a las dos parientas del expresidente Uribe para llevarlas a juicio al lado de otros miembros de la organización del Cartel de Sinaloa radicados en Colombia y otros países de Suramérica.

Dolly Cifuentes fue arrestada en Medellín en agosto de 2011. Su hija Ana María y también sobrina del expresidente cayó un mes después, en la misma ciudad pero su paradero se desconoce.

Las primeras acciones policiales y judiciales contra el Clan Cifuentes Villa comenzaron en Colombia en septiembre de 2011 con el arresto de varios de sus miembros. Tuvieron inicio pocas semanas después de que Uribe Vélez dejó la Presidencia de Colombia.

Las autoridades judiciales estadounidenses también esperaron la salida de Uribe Vélez de la Presidencia para reclamar al general de Policía y hombre de extrema confianza del mandatario, Mauricio Santoyo. Lo acusan de narcotráfico y otros delitos que habría cometido mientras era jefe de seguridad del expresidente.

Santoyo estuvo al lado de Uribe desde cuando este fue gobernador del departamento de Antioquia y tenía el grado de coronel.