Foto: archivo revista Arcanos.

/ Por Kyle Johnson*. La noticia de la captura de Daniel ‘El Loco’ Barrera fue una sorpresa para quienes creían que estaba negociando su entrega a las autoridades estadounidenses. Lo que no debe sorprender mucho es el hecho de que fue capturado en Venezuela, lugar preferido para la gran mayoría de los grandes narcotraficantes colombianos hoy en día.

Pero la noticia también genera otras preguntas: ¿Quién es realmente Daniel ‘El Loco’ Barrera? ¿Qué puede pasar ahora que ha sido detenido? Barrera es quizás el narcotraficante que, en la actualidad, llevaba más tiempo en el negocio. Empezó en los años ochenta con su hermano vendiendo y traficando precursores químicos en el Guaviare en pleno auge cocalero. Después de fugarse  de las autoridades cuando fue capturado en 1990, se convirtió en un “chichipato”. Era literalmente el intermediario que compraba la base de coca a los campesinos, proveía préstamos cuando era necesario e, incluso, como era común de los “chichipatos”, alcanzó a surtir a los campesinos cocaleros del llano con productos legales como jeans, lavadoras, microondas y televisores. Su principal negocio en ese entonces consistía en comprar la base de coca a las Farc y venderla a varios clientes, desde el poco conocido Cartel del Llano hasta representantes del Cartel del Norte del Valle.

Barrera fue un visionario. Al ver el creciente involucramiento en el negocio por ‘Jhon 40’ y el ‘Negro Acacio’, ambos comandantes importantes de las Farc y la llegada de las Auc, comprendió que la oportunidad estaba servida. Se alió con actores ya conocidos en su área de influencia que fueron incorporados en las Auc: alias ‘Pirata’, y más importante aún, Pedro Oliverio Guerrero, mejor conocido como ‘Cuchillo’. Para concretar aún más su alianza con ellos, en 2004 ayudó a organizar el asesinato de Miguel Arroyave, el entonces comandante del Bloque Centauros. En 2006 cuando ‘Pirata’ se entregó en el proceso de Justicia y Paz, ‘Cuchillo’ siguió en la guerra, quien creó en Mapiripán el ya extinto Erpac. El aliado y financiador de ‘Cuchillo’ fue Daniel ‘El Loco’ Barrera, quien mantenía archivos espectaculares y detallados sobre cualquier aspecto más pequeño del grupo armado: a cuál político o militar se entregó plata, qué tipo de arma se compró, en qué estado estaba cada arma y a quién se le compró la droga, entre otros temas.

El alcance criminal del Loco Barrera no se limitaba a los Llanos Orientales sino que llegaba hasta rutas en el Atlántico, en el Valle del Cauca y el control de los vuelos ilegales hacia Centroamérica desde Venezuela. Además, fue uno de los pioneros en el uso de Venezuela para enviar drogas a Europa a través de rutas en el occidente de África. Es hoy en día el narcotraficante que más influencia tiene en el país y en el nivel internacional a pesar que los grupos armados relacionados con él no tienen mayor presencia en las costas y en buena parte de las cordilleras colombianas.

Ha sido capturado por las autoridades el narcotraficante considerado el último de los grandes ‘capos’ del país y quizás uno de los más antiguos en el negocio ilícito. ¿Quién es Daniel Barrera y qué sigue después de su detención?

Con la captura del narcotraficante más importante de Suramérica hay tres aspectos que se deben considerar para comprender sus repercusiones, especialmente en los Llanos Orientales. Primero, el posible acuerdo de paz con las Farc; segundo, la captura de alias ‘Flaco Freddy’, líder del Bloque Meta, un grupo disidente del Erpac que opera en la zona del Ariari, Mapiripán y Puerto Gaitán, en el Meta; y tercero, el papel que desempeñaba ‘El Loco’ Barrera dentro del negocio del narcotráfico.

Si el Gobierno nacional y las Farc logran un acuerdo, otro actor esencial se habrá ido del negocio del narcotráfico en los Llanos, así que la cadena del narcotráfico en esa región quedaría sujeta a un vacío de poder. No habría nadie en capacidad de regular y organizar el negocio. La guerrilla, históricamente, ha comprado la pasta de coca y, en menor medida, se han involucrado en la compra y venta de cocaína cristalizada. Probablemente alguna Bacrim o disidencia de la guerrilla se encargará de esta labor. Pero dado que ‘El Loco’ Barrera se encargaba de sacar la cocaína de esta región y enviarla a otros continentes, la economía de la coca entrará en crisis temporalmente por la falta de compradores que tengan la infraestructura y los contactos para enviar la coca fuera del país. En ese escenario, en el corto plazo, no habría ninguna organización capaz de garantizar el flujo de dinero hacia los campesinos cocaleros.

Además del Loco Barrera, los actores que tienen capacidad de traficar la cocaína desde Colombia al extranjero no tienen una presencia relevante en los llanos. Actores como ‘Rastrojos’ y ‘Urabeños’ tendrían que entrar a competir por los territorios en esa región del país. Los grupos que ya tienen presencia – Bloque Meta y Libertadores del Vichada – controlan su territorio respectivo pero dependen de ‘El Loco’ Barrera para traficar drogas, por lo que no tienen una capacidad propia para traficar cocaína en el mercado internacional. Por ejemplo, el Bloque Meta, cuyo líder alias ‘Flaco Freddy’ fue capturado hace pocos días, simplemente no puede sacar cocaína fuera de la región porque no tiene contactos más altos en la cadena del narcotráfico además del Loco Barrera. Aunque estos dos grupos regionales podrían monopolizar la compra de pasta de coca, y posiblemente parte del control de los laboratorios de cristalización, les será muy difícil hacer envíos internacionales, trabajo del que se podrían encargar grupos bacrim más poderosos.

A pesar de todo, en el mediano plazo no sería extraña una alianza entre las bacrim locales con otras bacrim como ‘Urabeños’ y ‘Rastrojos’ para reconstruir el mercado internacional de la cocaína desde la región. El simple hecho de que Barrera tenía sus redes dentro y fuera del país implica que difícilmente un actor único podrá llenar el espacio ocupado por él. Lo más probable será que los varios actores regionales busquen expandir su control hacia roles más altos en la cadena del narcotráfico, mientras las bacrim más fuertes busquen ampliar sus contactos internacionales para enviar la cocaína hacia Centroamérica y Europa. Con los ‘Rastrojos’ debilitados y rumores de los ‘Urabeños’ ya en los Llanos, se podría ver una incursión de este grupo en esta parte del país. Esperemos que la violencia de esa incursión sea mucha menor que la ejercida por ‘El Loco’ Barrera en sus casi 30 años en el mundo del narcotráfico.

* Kyle Johnson es politólogo de la University of Connecticut, Magister de la Universidad de los Andes e investigador de la Corporación Nuevo Arco Iris.