Foto: Freddy Oñate Acevedo

“Si el estado no puede con los presos que tiene, que los dejen libres”

El viernes  se realizó una marcha denominada “Las cárceles al desnudo” en la que cerca de 200 familiares de detenidos (algunas desnudas) se desplazaron por el centro de Bogotá, desde la torre Colpatria hasta llegar al Ministerio de Justicia y del Derecho, para exigir el respeto a los derechos en las cárceles de Colombia.

En Colombia actualmente cerca de 115.000 personas están detenidas en todas las cárceles nacionales, una situación difícil, pues los recintos sólo cuentan con espacio para albergar a 73.000 personas. Lo que ocasiona un colapso en le sistema penitenciario nacional.

Dentro de las exigencias que se realizaron por parte de los marchantes, están los derechos a la salud, educación, trabajo y derecho a estar cerca de su núcleo familiar.

Amanda Martínez, quien estuvo detenida en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar hace 3 años, recuerda que en el lugar no se cuenta con servicio de agua potable, lo que genera una emergencia de salubridad que afecta a quienes están recluidos allí. Además de eso, Amanda tiene un hijo recluido en ese mismo lugar, y comenta que no es posible hacerle llegar algún tipo de encomienda que se le quiera enviar de Bogotá, pues no se las entregan.

Si bien los detenidos están pagando una pena por algún delito cometido, debe tenerse en cuenta el respeto por los derechos que poseen. Por ejemplo, el de estar cerca a su familia, que es uno de los más violados según Liria Manrique, abogada de la Fundación Comité de Solidaridad por los Presos Políticos, son llevados a cárceles que en otras ciudades, en las que sus allegados no pueden visitarlos con una periodicidad de cada 8 o cada 15 días.

Por otra parte, el Representante a la Cámara Iván Cepeda, acompañó la marcha, y aseguró que estas expresiones son las formas legítimas de protestas de personas que están en un grado de desesperación extrema.

La cárcel de Guaduas se inauguró hace 10 meses y no se ha terminado de construir, los presos no tienen acceso a comedores, agua potable o lugares de habitabilidad.

Al llegar a las instalaciones del Ministerio de Justicia y del Derecho, los participantes de la marcha exigían la presencia de las autoridades competentes para que de esta manera fueran escuchados sus reclamos y se les permitiera denunciar de manera pública los abusos cometidos por quienes están al frente de los centros penitenciarios.

/ Freddy Oñate Acevedo