Canal Capital, al banquillo en el Concejo de Bogotá

Foto: Hollman Morris, director de Canal Capital y Marco F.Suárez, concejal de Bogotá.

/ Por Oscar Sevillano*. En un claro ataque a la población LGBTI (lesbianas, gay, bisexuales, transgeneristas e intersexuales), el concejal Marco Fidel Ramírez del PIN realizó un debate de control político a la gestión que viene realizando el Canal Capital, bajo la dirección del periodista Hollman Morris, quien le permitió a esta comunidad participar en la parrilla de programación con el magazín dominical “El Sofá”.

En su exposición, Ramírez aseguró sentirse preocupado no solo por el contenido de ese programa, sino también por los programa juveniles “Sexo sin Censura” e “Indivisibles”, argumentando que en ellos se transmiten imágenes y se habla en un lenguaje que, según él, no es el adecuado para el horario en que tienen emisión y fue más allá en su discurso sacando a relucir cifras que demostrarían supuestas pérdidas financieras del canal.

El debate, que contó con la presencia de miembros de la comunidad cristiana y de la población LGBTI, fue subiendo de tono cuando el concejal se refirió al director del Canal Capital en malos  términos.

Las razones que propiciaron el  debate contra  Canal Capital no fueron claras y se vieron agravadas porque tanto el concejal Ramírez como otros corporados, entre ellos Omar Mejía Báez, del Partido Conservador, mezclaron ideología y religión en sus intervenciones.

Sin mencionar la calidad de los productos que se han trabajado en la franja de opinión de Canal Capital, el concejal Ramírez cuestionó los montos en que incurre este medio de televisión para llevar a cabo programas de discusión y análisis de temas que le interesan al ciudadano, encabezados por personas reconocidos como el juez  Baltazar Garzón, los periodistas María Elvira Samper y Antonio Caballero,  y los analistas León Valencia y Laura Gil, desconociendo que estas producciones se vienen desarrollando  desde  épocas anteriores, con formatos distintos en cabeza de personas como María Jimena Duzán, Rafael Nieto y Néstor Morales, a quienes su anterior director Javier Ayala contrató con montos aproximados de hasta 5 millones de pesos al mes.

Una mezcla de religión e ideología se vivió durante el debate que se le hizo al director del Canal Capital, quien viene siendo cuestionado por abrirle espacios a la comunidad LGBTI. Informe de Oscar Sevillano.

De igual manera, Ramírez cuestionó la salida de la periodista Amparo Peláez, a quien según él, se le debió dar continuidad como reconocimiento a su trayectoria en el medio.

Al respecto, fuentes consultadas por Arcoiris.com.co, que pidieron reserva de su nombre, aseguraron que “la presentadora no tenía buen trato con el equipo que le acompañaba en su programa y que a diario les agredía verbalmente, por lo que su continuidad en el Canal era imposible si se tiene en cuenta que una de las exigencias de su actual director es el respeto entre los funcionarios”, lo que también motivó el despido de la presentadora transgenerista Michell Valencia, quien hacía notas culturales para Noticias Capital.

Por último, el concejal Ramírez aseguró también que tanto Morris como el alcalde Gustavo Petro han usado el canal para privilegiar sus gustos. “Canal Capital no es propiedad privada de Petro. No se puede usar para favorecer las orientaciones sexuales favoritas del Alcalde”, sin tener en cuenta que esto no se hace por gusto propio, sino que forman  parte de las políticas de inclusión de los planes de desarrollo que en Bogotá se vienen gestando desde la alcaldía de Luís Eduardo Garzón, y que se encuentran en   una serie de recomendaciones del Programa para el Desarrollo de la Naciones Unidas-PNUD, y que la aplicación de estas políticas han mejorado los índices de desarrollo humano en Bogotá.

El Concejal Omar Mejía Báez en su intervención, aseguró sentirse  extrañado por la manera cómo se le ha tratado cuando en su cuestionario para Canal Capital preguntó por el número de personas homosexuales que prestan su servicio en este medio y que  a la Secretaria de Planeación que hace las mismas preguntas no se le cuestione. Lo anterior lo dijo  sin tener en cuenta que Planeación  lo hace cuando se trata de hacer vinculación laboral y no para argumentar ataques contra una comunidad como era el fin del cabildante.

Hollman Morris se defendió de los ataques del concejal argumentando que desde su llegada al medio de comunicación, el canal, poco a poco, “se ha venido recuperando y que el interés de los bogotanos por ver su programación cada vez es mayor, según lo registró la medición de Ibope (ver cuadro), y que mientras esté en el cargo trabajará por brindarle espacios a las distintas comunidades sin importar sexo, ni condiciones de tipo religioso, de raza o política”.

Por ahora la única preocupación tanto del director de Canal Capital, como de sus colaboradores, es por darle a la ciudadanía un espacio desde donde pueda expresar sus opiniones, y conocer también los distintos temas que son de su interés, y que este medio de comunicación salga del letargo en el que se encontraba desde buen tiempo atrás.

* Periodista del portal ArcoIris.com.co