Foto: zona de bombardeos en Nariño | tomada de webinfomil.com

/ Por Ariel Ávila*. La Fuerza Pública ha anunciado un duro golpe contra la columna móvil Mariscal Sucre de las Farc, estructura que opera en Nariño, y que en los últimos meses había logrado desplegarse por el centro y sur del departamento. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y la cúpula militar han dicho, por un lado, que estos golpes van a continuar y que no bajaran la guardia, además han resaltado que este golpe es demoledor para la estructura guerrillera en el sur occidente del país. Aquí surgen varias preguntas; ¿qué tan fuerte ha sido esta operación?, ¿esta situación afectará la mesa de negociación de las Farc y sobre todo la decisión del cese unilateral de fuego?  ¿Se mantendrán en el cese unilateral las FARC después de estas acciones ofensivas de la Fuerza Pública?

La operación desarrollada hace algunas horas en Ricaurte Nariño, que dejó una veintena de guerrilleros muertos, muestra una tendencia que se ha acentuado los últimos 32 meses, y es que los grandes operativos y golpes que ha logrado darle la Fuerza Pública a las Farc se han desarrollado por medio de las llamadas Operaciones Veta, conocidas también como operaciones estratégicas de alto valor, es decir acciones militares, tipo quirúrgico, de alta precisión. Sin embargo las operaciones por vía terrestre aun no dan los resultados esperados, y por el contrario las Farc han logrado contrarrestarlas en varias zonas del país. A principio de año las operaciones en Arauquita en Arauca, Vista Hermosa en el Meta y a mediados de año en Norte de Santander muestran como estas operaciones se han ido imponiendo dentro del conflicto que vive el país.

La operación en Ricaurte, Nariño, puede verse en dos direcciones. Por un lado es un fuerte golpe a las Farc ya que afecta los planes expansivos en el departamento, que de hecho estaban consolidando en los últimos 14 meses, Por otro lado, llega en un momento en el que el grupo guerrillero, y en particular el Comando Conjunto de Occidente, ahora llamado Bloque Alfonso Cano, había tenido una verdadera reorganización en su mando, al parecer dicha reorganización fue motivada por la necesidad de esta estructura de llegar compacta a la negociación de paz.

El golpe más reciente de la Fuerza Pública a las Farc en el departamento de Nariño, es una muestra de que las Fuerzas Militares se han venido especializando en este tipo de operaciones de alta precisión sin que las Farc las puedan contrarrestar, y las pone en jaque frente al cumplimiento de su cese de hostilidades.

En todo caso la muerte de esta veintena de guerrilleros no significa el fin de la columna Mariscal Sucre, y tampoco la debilidad del Comando Conjunto de Occidente, de hecho la interpretación es que la Fuerza Pública se ha venido especializando en este tipo de operaciones de alta precisión, sin que las Farc las puedan contrarrestar.

Además, es posible manifestar que esta operación no tendrá mayor impacto sobre la mesa de negociación y aunque públicamente los voceros  del grupo guerrillero en La Habana manifiesten su malestar por la operación, y la necesidad de un cese bilateral de hostilidades, la mesa continuará sin tropiezos. Igualmente es bastante probable que las Farc continúen con el cese unilateral de hostilidad, pero después del 20 de enero de 2013 es posible que varias regiones del país vivan una ofensiva del grupo guerrillero.

Vale la pena aclarar que desde la declaratoria del cese unilateral de hostilidades por parte de las Farc, hasta el 3 de diciembre de 2012, se han registrado 22 acciones armadas que han involucrado estructuras de esta guerrilla y de la Fuerza Pública. Cauca, Antioquia, Norte de Santander, Meta, Nariño y Chocó son las zonas afectadas por este accionar. De esas acciones,  son dos las que se podrían catalogar como violatorias del cese unilateral, sobre todo la ocurrida en Campamento, Antioquia, en la que dos torres de energía fueron derribadas. Las demás acciones se encuentran en esa delgada línea de acciones defensivas. Incluso, al comparar la media mensual de acciones armadas de las Farc se nota una reducción sustancial de la intensidad del conflicto desde el anuncio del cese de hostilidades. Esto permite afirmar que hasta el momento la comandancia de las Farc ha mostrado que controla la tropa y que se ha cumplido la orden de cesar las acciones ofensivas.

*Coordinador del Observatorio del Conflicto Armado de Nuevo Arco Iris.