Imagen: cortesía Notiagen

Inició en Arauca un paro cívico indefinido. Las organizaciones sociales, sindicatos, campesinos y juntas de acción comunal que lo convocan, bloquean desde el pasado 21 de enero el ingreso a los pozos e infraestructura petrolera en los municipios de Tame, Saravena y Arauca. Exigen negociaciones sobre los impactos sociales y ambientales de las compañías Occidental y Ecopetrol, que involucren el gobierno nacional y departamental.

Las organizaciones sociales argumentan falta de atención del gobierno central y voluntad de las multinacionales para concertar el pliego de peticiones, que han venido presentando desde mediados del año 2012.  Dicho incumplimiento habría  llevado a iniciar el paro cívico.

Desde el lunes 11 de febrero como medida de presión para lograr un diálogo con el gobierno nacional y los directivos de las empresas petroleras, las organizaciones sociales tomaron vías de hecho interrumpiendo el tránsito vehicular por tres horas en las diferentes vías del departamento, situación que se mantiene hasta hoy y que ha llevado a la disminución la oferta de trasporte en un 70 por ciento.

Desde el mes de mayo de 2012 los convocantes del paro propusieron la instalación de seis mesas de diálogo con el gobierno y las petroleras para discutir temas laborales, inversión social en salud, educación y saneamiento básico, productividad, vías de trasporte, cultura y medio ambiente. También buscaron la interlocución con el ministro del Interior, Fernando Carrillo, pero resultaron infructuosos los acercamientos.

Frente a las presiones de los organizadores del paro, el vocero autorizado del gobierno nacional, el ex gobernador de Arauca, Carlos Eduardo Bernal Medina, ha expresado que el Gobierno no negocia mientras existan vías de hecho.

El gobernador de Arauca, Facundo Cisneros, se pronunció al respecto diciendo que su mediación se acabó, y que ante el panorama lo único claro es que hay que hacer cumplir la ley, al finalizar un intento de frenar el paro entre representantes del gobierno nacional y las organizaciones sociales.

Más de mil uniformados de las fuerzas especiales y del Ejército fueron desplegados a los puntos de concentración de los manifestantes, que bloquean el acceso de los trabajadores a los campos de explotación petrolera.

En los municipios de Tame, Saravena y Arauquita es total el paro de trasporte, también la jornada escolar se ha visto afectada, y se registran enfrentamientos entre manifestantes y el ESMAD en la vía Puerto Jordán – Panamá.