Luego de cinco días adelantando acompañamiento humanitario, la Defensoría del Pueblo Regional Norte de Santander ha podido evidenciar que continúa el desplazamiento masivo de pobladores del corregimiento de Palmarito a una hora de Cúcuta, ante lo cual el Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora Gómez, reiteró su llamado a la Fuerza Pública para retomar el control de la zona.Según la información oficial hasta el momento se ha podido verificar el desplazamiento de 416 personas, entre ellas 178 menores de edad, pertenecientes a cerca de 100 familias que habitaban las veredas El Amparo, Suspiro, Agualasal, Monteverde, La Hortensia, El Tablazo y 5 de Mayo en jurisdicción del corregimiento de Palmito.

La población se ha visto obligada a dejar sus hogares ante el accionar de ‘los rastrojos’ y ‘los urabeños’, y han denunciado amenazas directas de integrantes de dichos grupos armados ilegales, que usan esa región del país como corredor para el tráfico de estupefacientes y el contrabando de combustibles.

Los desplazados han sido trasladados a dos albergues ubicados en el Centro de Migraciones y Centro Vida de la ciudad de Cúcuta, pero ante la llegada de nuevas familias y el hacinamiento que ya empieza a registrarse se espera abrir otro en el centro de San José, en la capital de Norte de Santander.

La Defensora del Pueblo Regional Norte de Santander, Carmen Ligia Galvis, señaló que las autoridades en el Departamento han confirmado que la presencia de estos actores armados continúa pese a la presencia de la Fuerza Pública. De otro lado, la Defensoría viene trabajando junto con la Personería y la Alcaldía en la consolidación del censo de desplazados.

Tomado de: http://www.defensoria.org.co/red/index.php?_item=0301&_secc=03&ts=2&n=1768