Dice su gerente: “Siento vientos de censura para Canal Capital”

Por: Camila Zuluaga

Hollman Morris asegura que no hubo ningún interés político de por medio en la transmisión del discurso del alcalde Gustavo Petro luego de la decisión del procurador de destituirlo, sino un criterio periodístico porque era “un hecho noticioso”.

La semana pasada, el día en que se conoció la decisión del Procurador contra el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, de destituirlo e inhabilitarlo políticamente por quince años, Canal Capital hizo una transmisión que fue criticada por diferentes sectores por considerarla ilegal. El Espectador habló con su gerente, Hollman Morris, para conocer su posición al respecto.

Usted ha recibido muchas criticas por la trasmisión que hizo Canal Capital el día que se conoció la destitución del alcalde Gustavo Petro. ¿Cuál fue el criterio que utilizo para hacer la transmisión?

Nuestra agenda la impone la ciudadanía y el derecho que tiene a estar bien informada. La noticia política más importante de la ciudad, y me atrevo a decir que del país, este año es la destitución del alcalde Gustavo Petro; por eso tenía que ser ampliamente informada y difundida desde todos los puntos de vista.

¿Pero por qué transmitir tres horas de discurso del alcalde?

Era la noticia más importante de Bogotá, nos tocaba transmitirla. Además, los medios privados nunca van a transmitir el discurso del alcalde ni una ni dos horas. No porque no quieran, sino porque obedecen a intereses comerciales, siempre les será más importante responder a esos compromisos que informar bien a la ciudadanía. En el caso de la televisión pública no pasa eso, porque no tenemos ataduras comerciales que nos digan que en determinado momento tenemos que interrumpir porque hay que meter un programa que vende más y tiene más rating.

Sin duda era la noticia del día, pero ¿por qué mostrar la noticia de forma favorable al alcalde exclusivamente?

Eso no creo que haya sido así. En la mañana del martes tuvimos a contradictores del alcalde como la concejal María Victoria Vargas y en el momento de los hechos salimos a las calles a obtener reacciones de la gente, que eran a favor y en contra. En la franja de análisis que tiene el canal, hemos sido los únicos que les hemos dado mayor vitrina a los contradictores del alcalde durante toda esta época. Lo que llama la atención es que sea desde los medios privados que pretendan imponernos la agenda informativa, que pretendan decirnos qué decir y cómo hacerlo.

Algunos ciudadanos y concejales pusieron sus quejas ante la Agencia Nacional de Televisión (ANTV) por la forma en que ustedes manejaron el canal el día del anuncio del procurador. ¿Qué van a responder?

Bienvenido el control de la ANTV, eso es lo que tiene que hacer la entidad, ellos no pueden decir que no lo hacen si se lo está pidiendo la ciudadanía. Como hubo ciudadanos que se quejaron ante la autoridad por los contenidos del canal, yo invito en este momento a todos los ciudadanos que se han expresado por redes sociales y que se han sentido mal informados y que sintieron que la información de otros canales era sesgada, para que también le envíen cartas a la ANTV para que se pronuncie, porque esa autoridad no sólo observa los canales públicos de televisión.

Sin embargo, aquí lo que se le está cuestionando es que utilizaron un canal que se sostiene con recursos públicos para respaldar al alcalde Petro y sus propósitos…

Eso es lo que plantean, pero yo les digo que eso es falso. Porque nosotros estábamos informando y registrando un hecho noticioso. Discutamos públicamente si la destitución del alcalde de Bogotá no es un hecho noticioso. Ahora, que pretendan que nosotros en Canal Capital, canal público de televisión, la registremos como la registran los medios privados y ese sea el parámetro no lo vamos a hacer. Somos tan públicos que nuestra agenda la dicta el ciudadano, no los compromisos comerciales que podamos tener, como sí es el caso de los medios privados. ¿Quién me dice que no puedo transmitir dos horas de un alcalde que en ese momento está siendo noticia? Esto no es que de un momento a otro nos dio por ponerle micrófono y decirle venga, tenga un programa de televisión aquí en Canal Capital.

Hay quienes sostienen que un canal que se financia con recursos públicos no podía hacer esa transmisión, dicen incluso que se podría estar incurriendo en un detrimento patrimonial…

Yo he valorizado a Canal Capital como nunca antes en la historia. Por primera vez, en el año 2012 tuvimos utilidades por 500 millones de pesos. Poquito, sí, pero tuvimos utilidades. Eso nunca había pasado. Acabamos de ganar la mención de honor de las embajadas de Francia y Alemania como medio que defiende y promueve los derechos humanos, un premio internacional importante que nos llevará a Europa el año entrante en una gira para hablar de nuestra propuesta. Navi Pillay, alta comisionada de derechos humanos de Naciones Unidas, dijo públicamente que Canal Capital se convierte en paradigma en el mundo de televisión que promueve derechos humanos. ¿Así que cuál detrimento patrimonial?

¿Ustedes tuvieron la medición del día en que se dio la transmisión de la reacción del alcalde a su destitución?

En la medición de ese lunes históricamente durante tres horas, según Ibope, estuvimos por encima de Citytv, es nuestra competencia directa. Cablenoticias y otros medios se enlazaron a nuestra señal. Eso confirma que era un hecho noticioso y que no estábamos inventando ni exagerando en la transmisión. De hecho, La Luciérnaga se pegó a la transmisión en algunos momentos. Aquí lo que yo estoy viendo son terribles vientos de censura.

¿Vientos de censura de quién?

Me llama la atención que sea desde algunas emisoras que hayan sido las pioneras…

¿Por qué un periodista quisiera censurar a otro periodista?

No hable de periodistas, hable de medios. Blu, toda la mañana del martes se dedicó a decir que era simple y llana politiquería la transmisión de Canal Capital.

¿Pero Blu o sus periodistas?

Sus periodistas… Y yo les digo que no es politiquería, es noticia. Y aquí hay una ciudadanía que merece respeto.

¿Por qué unos periodistas quisieran censurar a otros colegas? ¿No le parece eso muy difícil de creer?

No lo vea difícil. Quizás porque Canal Capital está imponiendo una nueva agenda informativa que al revelar ciertos hechos, otros medios que no querían llevar esa agenda se ven obligados a tomar y a reflejar ciertos temas.

¿Como a qué hechos se refiere?

Las movilizaciones en Boyacá, el paro campesino. Cuando empezaron las movilizaciones, a los cuatro días Youtube se inundó de videos en donde se apreciaba el maltrato de la fuerza pública a los manifestantes y campesinos. A pesar de que esos videos estaban en la red, no habían aparecido en la televisión. Cuando Canal Capital hace el especial por el respeto y durante 30 minutos visibiliza la magnitud del maltrato a la protesta pacífica en Boyacá, los demás medios empiezan a tenerlos en cuenta. Cuando presentamos las palabras de monseñor Augusto Castro, obispo de Tunja sobre lo que estaba pasando, otros medios se vieron obligados a retomarlas. Eso es incómodo para otros medios, verse obligados a decir lo que dijo Canal Capital y que ya no pudieran seguir bajándole el perfil al maltrato de la fuerza pública en la protesta.

¿Por qué ha entrado en un enfrentamiento con otros colegas?

Yo no estoy entrando en una confrontación, son ellos los que están entrando en confrontación conmigo. Yo estoy haciendo mi trabajo, pero cuando pretenden deslegitimar el trabajo de Canal Capital y el trabajo de mis periodistas, tengo que salir a defenderlo. ¿Por qué se sienten con el derecho de imponerme la agenda informativa?

¿Qué agenda le quieren imponer?

Como que no hablemos de lo que pasa en La Habana, y perdóneme, pero la televisión pública tiene todo el derecho de informar sobre lo que consideremos es el tema más importante del país en este momento y no vamos a dejar que sean solamente los criterios comerciales de las empresas privadas de comunicaciones los que imperen en el análisis del proceso de paz.

Usted es muy cercano al alcalde Petro y a su proyecto político. ¿En qué momento se hace la diferenciación entre la militancia con el alcalde de Bogotá y su proyecto político y el trabajo periodístico?

Cuando asumí la gerencia de Canal Capital dije que tenía que ser un medio publico y que cuando los canales son públicos no pertenecen a ningún partido de gobierno ni al partido que gano la alcaldía. En ese momento el alcalde me dijo que estaba totalmente de acuerdo y además lo hizo público. Tan es así que el alcalde no tiene programa hoy en Canal Capital. Es el único alcalde en las últimas administraciones de la ciudad que no ha tenido programa en el canal. Los límites están en que llamé a que participaran en los programas de análisis a personas como Antonio Caballero, María Elvira Samper, Laura Gil, León Valencia, ninguno de ellos petrista. Le entregué la franja de análisis de opinión, la de mayor rating, a gente que no votó por Petro, pero eso sí, a demócratas. A conocidos periodistas que han hecho de su periodismo una lucha por la democracia y que tienen credibilidad, ahí está la diferencia.

Sí, pero el alcalde sale en el canal de manera repetitiva…

Sale porque es el alcalde y porque está generando noticia. No sale echando arengas. Sale cuando está inaugurando una escuela, un puente, o cuando va a un debate público.

¿Qué perspectivas tiene usted como periodista y gerente de Canal Capital después de la destitución del alcalde?

Me preocupan las voces de censura que se comienzan a levantar contra el Canal. No me extrañaría que bajo cualquier figura, supuestamente de control, el día de mañana se nos abra una investigación por cualquier cosa, pero en el fondo lo que está primando aquí, en mi entender —ojalá me esté equivocando—, son vientos de censura. Por eso en los próximos días trataré de enviar comunicaciones a la relatora para la libertad de expresión de la OEA, Catalina Botero, y al relator para la libertad de expresión de Naciones, Unidas Frank La Rue, para que simplemente estén atentos.

Ahora quiero ir al caso de la Embajada americana. ¿Por qué usted dio la información antes de que se diera el pronunciamiento del señor Whitaker?

Invoco su situación de periodista. ¿Cuando usted encuentra una chiva la gente le pregunta y le cuestiona que por qué encuentra esa chiva? Yo tuve un dato, estaba dateado y eso me lo vienen a criminalizar, vienen armar polémica, vienen a decir que actué de mala fe, como lo dijo Darío Arizmendi. Pero pido respeto. De mala fe han actuado conmigo. Llevo quince años aguantando la mala fe de sectores de poder en este país y de sectores de poder de la prensa en mi contra.

No quiero cuestionarle su fuente ni mucho menos pero, le insisto, ¿por qué sabía que el pronunciamiento se iba a dar?

Lo que pasó en Bogotá, que un procurador destituya el segundo puesto de elección popular más importante de Colombia, ¿no cree usted que eso es motivo de pregunta a quien va a ser el futuro embajador de ese país en Colombia? ¡En el momento en el que se le está haciendo el examen de conocimiento sobre Colombia, un día después de que se había producido la destitución! Cualquiera que tenga cuatro dedos de frente y conozca cómo funciona el mecanismo de relaciones internacionales del Congreso norteamericano ratificando sus embajadores, lo sabe. Y me van a decir que yo tengo la influencia para conocer y manipular y hacer que esa pregunta surja en el cuestionario. ¡Por favor, eso es loco y desproporcionado! Ahí hubo periodistas que decían que yo conocía al señor Frank Meléndez. No lo conozco, nunca en mi vida lo he visto. Es más, yo el día de hoy no tengo visa para los Estados Unidos. ¡De ese tamaño es mi influencia sobre el Congreso y sobre la comisión de relaciones internacionales! ¡Entonces que no mientan!

Me siento mal de hacerle esta pregunta, porque uno no tiene por qué cuestionar las fuentes de sus colegas ¿Pero usted por qué sabía cuál era el sentido del pronunciamiento del señor Whitaker?

Yo le digo: me sonó la flauta.

Tomado de: http://www.elespectador.com/noticias/nacional/siento-vientos-de-censura-canal-capital-articulo-464580