11891054_1688423044728130_4008938593074284263_nResguardo indígena Awá ubicado en el municipio de Tumaco fue irrumpido y ocupado por la Fiscalía y soldados completamente armados, este martes 17 de mayo.

La Unidad Indígena del Pueblo AWÁ -UNIPA- denunció los hechos ocurridos en el resguardo de Chinguirito Mira, manifestando que, a las 4 PM del día ya mencionado, “un helicóptero (el cual descendió en cuatro ocasiones) de manera abusiva aterrizó dentro de la comunidad de Chinguirito y sin mediar palabras, un sin número de efectivos entre soldados y personal de la fiscalía empezaron a bajar de la nave como si se encontraran dentro de un campo de guerra, armados hasta mas no poder, acto que generó zozobra dentro de todos los indígenas que se encontraban alrededor del lugar.”

Este hecho es catalogado como un atentado en contra de la autonomía de la población indígena en pleno proceso de paz entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia –FARC-, proceso que aunque “beneficiará todos los colombianos”, la comunidad Awá “sigue siendo perturbada por sus fuerzas armadas que lo único que generan es desequilibrio a las hermanas y hermanos” que habitan estas zonas.

Sin presentar algún tipo de orden judicial o permiso ingresaron a las casas:

Como si estuvieran dentro de su propia casa, se dirigieron al hogar de un hermano Awá e ingresaron de manera abusiva sin presentar ninguna orden que avale su presencia ahí; como ha sucedido en reiteradas ocasiones y en diferentes resguardos de nuestro pueblo, la fiscalía acompañada del ejercito empezaron a buscar y desbaratar todo lo que estaba a su paso dentro de la casa Awá. De un momento a otro, uno de los efectivos militares hizo caer un arma de fuego dentro de la casa que estaban y empezaron a querer intimidar a quienes estaban dentro del hogar para que aceptaran que esa arma de fuego les pertenecía, al ver que no lograban nada con la intimidación uno de los soldados aseguro que el arma de fuego era de él y que por “error” se le había caído.

El resultado de este allanamiento es, aparte de la “agresión emocional y verbalmente a quienes estaban dentro de la casa” y el trauma irreparable a dos niñas de 2 y 8 años y a una mujer; la firma de un “hermano Awá” en un documento del que no hay conocimiento de su contenido.

La población hace un llamado a los entes gubernamentales para hagan valer los derechos de los colombianos, entre ellos las leyes indígenas, y que tanto el Ejército como todos los que irrespetan a las comunidades pongan fin al acoso y a la persecución de los indígenas:

Ahora que se está hablando de Paz es preciso aplicarla en todos los espacios de nuestro País, invitamos a los entes de control Procuraduría y Defensoría del Pueblo a actuar dentro sus competencias en beneficio de nuestras comunidades, e instamos a las organizaciones de DD-HH nacionales e internacionales a monitorear todos los hechos que atentan contra todos los seres que habitamos el territorio Awá.

Ver completo Comunicado