Cuatro comandantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC-, ubicados en las selvas de Nariño afirman que “se está jugando todo por la paz de Colombia”, en respuesta a la entrevista realizada por el periodista Winston Viracachá Pava, director del programa “En la Mira”.

Entre los temas desarrollados están, principalmente, el Proceso de paz, la seguridad de los combatientes al pasar de la vida armada a la vida civil; La resistencia civil convocada por Álvaro Uribe V, entre otros.

Sólo después de más de 30 años, los frentes 29, Daniel Aldana y Mariscal Sucre de este grupo insurgente, permiten que medios de comunicación entren al campamento Central, esto con el propósito de dar a conocer sus opiniones y posiciones frente a los nuevos retos de la reincorporación a la vida civil.

Es válido entender que los militantes no hablan de una desmovilización sino de una ‘movilización’ en la que se pasa de la vida alzada en armas a la vida política, sí y sólo sí, se garantiza la seguridad a los “movilizados”.

Por un lado el comandante “Ramiro” del Frente 29 habla del apoyo que hay desde los frentes al proceso de paz, explicando que lo han demostrado por medio de la misma pedagogía que realizan en sus filas, así mismo lo reconfirman al no contratacar a las Fuerzas Militares de Colombia cuando han bombardeado los campamentos, “eso es contribuir a la paz”, asegura.

“Leonel Páez”, comandante y negociador, manifiesta la falta de medios de comunicación imparciales que eviten el sesgo en la sociedad, cosa que no ocurre en el campo, territorios en los que la pedagogía y enseñanza del proceso de paz es clara y sin algún tipo de matices que dividan a los colombianos sino que por el contrario apunten en conjunto a una paz común.

Por otro lado, “Yesid” comandante del Frente Daniel Aldana expone que la paz con justicia social ha sido el horizonte y la meta que tienen por delante desde que los superiores notificaron de los acercamientos con el Gobierno para un proceso de paz, mucho antes de que salieran a la luz pública las negociones. De igual forma desmiente los rumores de la unión o alianza entre este Frente y el Ejército de Liberación Nacional.

Finalmente, el comandante “Javier” del Frente 29 y uno de los más antiguos, confirma el hecho de tener más que cerca la paz, esa paz que anhelan todos los colombianos “La paz es posible, de nuestra parte tenemos toda la voluntad, nos sentimos absolutamente representados por nuestros comandantes que están en La Habana y estamos seguros de que ese proceso tiene que terminar pronto con la paz para todos los colombianos”.

Los militantes concluyen que este proceso de paz no tiene reversa y tanto Nariño como el país aseguran que se está a un paso de poner fin al dolor, el miedo y el odio y que la refrendación de los Acuerdos es buscar una alternativa a más de 50 años de guerras por parte de las guerrillas en Colombia y es aquí en donde el pueblo entiende que la paz es más que necesaria.