Arquidiócesis de Cali pide dejar de lado la violencia y rechaza amenazas contra Monseñor Monsalve

Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, Arzobispo de Cali.

El Observatorio de Realidades Sociales, Arquidiócesis de Cali se pronuncia frente a las amenazas que ha recibido el Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, rechazando el hecho y haciendo un llamado a “desistir de la violencia, a no dejar que se atente contra la vida, a que las autoridades actúen con prontitud y transparencia”.

Cabe resaltar que las últimas amenazas fueron recibidas este fin de semana por medio de un panfleto con autor desconocido, que dice: “Muerte a las Farc, a Santos y a los clérigos Comunistas”.

El portal El Tiempo da a conocer los pronunciamientos del Monseñor en los que afirma que el panfleto “es en ese discurso político en el sentido de tildar de comunista al Presidente, habla de muerte a Santos, a las Farc, a los clérigos comunistas. La verdad no le doy trascendencia pero es bueno que la sociedad sepa lo que está ocurriendo” así como también manifestó que “se trata de un eco al discurso político que están ejerciendo algunos en el país de señalamientos y de una fijación política en el anticomunismo totalmente anacrónica y obsoleta, pero peligrosa… En este país se vive el anacronismo”. (Ver A través de panfleto amenazan al arzobispo de Cali)

Con todo lo anterior la Arquidiócesis caleña dice en su Boletín #69, emitido ayer 19 de diciembre, lo siguiente:

QUE SE RESPETE LA VIDA Y LOS ANHELOS DE RECONCILIACIÓN

Cuando se cierra el año 2016 con sus múltiples acontecimientos, Colombia no puede abandonar la esperanza de vivirse como sociedad reconciliada, y no puede dejar de explorar rutas, caminos y fórmulas para coexistir y convivir de manera pacífica.

En esa tarea de buscar caminos para la reconciliación y la paz, que nos corresponde a todas y todos los colombianos, hemos visto desde el equipo del Observatorio de Realidades Sociales, a Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía con gran dinamismo, incansable en sus labores y con el gesto de gratuidad y desprendimiento. Le hemos contemplado prestando un servicio al país que es, sin duda, un sobrecogedor ejemplo.

Cuando se hacen públicas amenazas contra su humanidad por ese servicio prestado, no podemos hacer menos que expresar la preocupación al país por el entorno de agresividad y violencia que atenta no sólo contra el sentido de respeto a la vida, sino también contra el pluralismo, la democracia y la paz; los cuales constituyen los anhelos más preciados entre nuestra ciudadanía.

Sabemos que estos hechos se suman a muchos otros, en los cuales se enluta la sociedad en su conjunto y se reeditan las narrativas del mal que alimentan la guerra y la violencia que todas y todos queremos terminar y superar.

Por este medio, va nuestro llamado a desistir de la violencia, a no dejar que se atente contra la vida, a que las autoridades actúen con prontitud y transparencia, a que todas y todos nos hagamos, en comunidad, cuidadores de vida y sembradores de esperanza.

Ver BOLETÍN RECHAZO A LAS AMENAZAS