Carta a Gobernador de Santander para hallar acciones que prevengan desastres naturales

Foto: Gustavo Torrijos – El Espectador/ Mocoa

En todas las regiones del país es necesario tener planes de contingencia para actuar en medio de desastres como el ocurrido en Mocoa y Manizales, durante la temporada de lluvias en la primera mitad de este 2017.

Gracias a las situaciones de emergencia ya mencionados la sociedad ha decidido, no sólo apoya humanitariamente a las regiones afectadas, sino que se han pronunciado ante la institucionalidad con el fin de encontrar soluciones o proponer formas de evitar este tipo de acontecimientos en sus territorios.

El pasado 9 de abril, unos días después de lo ocurrido en Putumayo (ver Lo que sabemos sobre la catástrofe en Mocoa y lo que puede hacer), Luis Alberto Cabeza Espinel, Coordinador Capitulo Santander de la Corporación Nuevo Arco Iris –CNAI-, envío una “CARTA ABIERTA AL SEÑOR GOBERNADOR Y AUTORIDADES DEPARTAMENTALES” de Santander.

La carta, que va dirigida al sr. Didier Tavera, Gobernador de Santander, dice lo siguiente:

“La presente tiene como finalidad solicitar a usted que convoque con carácter de urgencia en la Asamblea Departamental un Debate de Control Político a las Corporaciones Regionales Ambientales, a la CDMB, a la CAS, al Área Metropolitana de Bucaramanga, a Cormagdalena, a los Alcaldes de Barrancabermeja y de las capitales de provincias, a la Fiscalía Regional, Procuraduría Regional, Defensoría del Pueblo, Contraloría departamental, al Comandante de la Policía Santander y al Comandante de la Segunda División del Ejército, en el cual se debe abordar el debate y las propuestas de solución concretas frente al alto riesgo de avalanchas y afectaciones ambientales por el invierno que se prolonga con amenazas de intensificarse.

La tragedia ocurrida en Mocoa es un anuncio que reclama medidas y políticas públicas urgentes de precaución y prevención, no esperemos a que ocurran estos siniestros para reaccionar”.

El documento fue enviado a los entes mencionados anteriormente pero el único que no respondió, al menos con el “Recibido”, fue el mismo Gobernador.

Luego de registrar los desastres mencionados, y como los medios nacionales e internacionales han informado, en distintas regiones y municipios han ocurrido inundaciones y avalanchas, situaciones que ha obligado a un gran número de habitantes a desplazarse. Algunas de las regiones afectadas han sido Puerto Wilches en el que el río Magdalena inundó, en el casco urbano, a varias comunidades; inundaciones en distintas veredas de algunos municipios de Barrancabermeja y el Área Metropolitana, que hicieron que cultivos y animales se perdieran.

Así lo registra la Vanguardia.com en Alerta roja en 7 municipios de Santander por creciente del río Magdalena: “El Ideam aseguró que en Santander “se registran incrementos importantes de los niveles del río Magdalena, debido a que varios de sus afluentes en la cuenca media -donde se destacan los ríos Carare, Sogamoso, de Oro, Cimitarra y Lebrija-, presentan niveles muy altos”.

Los municipios en alerta roja por la creciente súbita son Sabana de Torres, Puerto Wilches, Puente Nacional, Lebrija, Cimitarra, Barrancabermeja y Puerto Parra. Mientras que Vélez, Valle de San José, Sucre, Jesús María y Guavatá tienen alerta naranja por deslizamientos”.

En Video registró inundación de 100 hectáreas de cultivos en Santander se expone que “De acuerdo con los campesinos, más de 100 hectáreas quedaron inservibles. Las plantaciones que más daños registraron fueron las de yuca, maíz y plátano, productos que se distribuyen en Bucaramanga y Puerto Wilches.

Leovigildo Jiménez Mejía, trabajador de la zona, afirmó a Vanguardia.com que perdió más de tres mil matas de plátano, siete hectáreas de pasto, cinco de yuca y otras dos hectáreas de maíz, terrenos que equivalen a más de la mitad de sus cultivos. “Esperaremos a que baje el nivel del agua para saber qué se puede rescatar. Es seguro que gran parte de lo que sembramos ya no sirve””.

Por otro lado también informó el portal que Inundaciones y fuertes vientos azotaron a Charalá, Santander: “Un torrencial aguacero, acompañado de fuertes vientos, provocó el desprendimiento de techos y la ruptura de un tubo que suministra de agua potable a la población”.

Finalmente Luis Cabeza dice que realiza tal petición con el fin de que tanto el Comité local de desastres y violencias realice acciones urgentes ya que “el problema se empieza a olvidar hasta cuando llega otra situación natural”.