II Asamblea Nacional por la Paz, Convertir la paz en factor de unidad y movilización nacional

Foto de la Universidad Nacional de Colombia
Foto de la Universidad Nacional de Colombia

Más de mil delegados y delegadas de distintos sectores importantes del país, se encontraron en Bogotá durante tres días para la II Asamblea Nacional por la Paz.

Bajo el lema “Territorios con energía, construyendo paz para la nación”, los participantes de esta Asamblea, que se llevó a cabo los días 18, 19 y 20 de noviembre en el Salón Rojo del Hotel Tequendama, firmaron la declaración final, plasmando su disposición y compromiso para seguir construyendo paz con justicia social.

En la declaración final se manifiesta la esperanza que se aviva con el avance del proceso de paz entre las FARC y el gobierno, que “sin duda beneficiará a todo el pueblo colombiano”. De la misma manera se manifiesta la espera en la que se encuentran los sectores, del fin de la etapa exploratoria con el ELN, permitiendo así la vinculación a las conversaciones de otras guerrillas, como la del Ejército de Liberación Popular –EPL-.

“La II Asamblea llama al gobierno a respetar los acuerdos de las Mesas de diálogo con las insurgencias, a suspender las operaciones militares contra los campamentos insurgentes en tregua unilateral, a dar el paso de una tregua bilateral inmediata y emprender el desmantelamiento del paramilitarismo”, es uno de los llamados de los firmantes al Estado colombiano, de igual forma el llamado se le hace a los medios de comunicación para que al momento de informar no lo hagan con tintes diferentes a los que conduzcan a la paz, tanto en los titulares como en el lenguaje con el que dan la información.

Por otro lado, el resultado de esta Asamblea Nacional es la petición de los sectores a una nueva política petrolera y minero-energética, tiendo en cuenta el tiempo en que vivimos, acogiendo la Ley orgánica de hidrocarburos, propuesta de la USO que garantiza la vida natural del país, por lo que se crea la MESA SOCIAL MINERO-ENERGÉTICA POR LA PAZ. Entre otros temas, el de la privatización de Isagen y Ecopetrol, la desmilitarización de las regiones reclamando la libertad de más de 9.000 presos políticos, expresando que “Los colombianos no pagamos impuestos para que se destinen a financiar una fuerza pública que dispare contra su propio pueblo”.

Para finalizar, en la declaración de la II Asamblea Nacional por la Paz, se invitó a los trabajadores para que se unan y participen de las decisiones de paz, vinculándose a la “Gran movilización Nacional”, que tiene como principio defender tanto el Proceso como el cumplimiento de los puntos de la agenda; movilización que se realizará el 9 de abril del 2016 que tiene como lema “Colombia quiere la paz, con democracia y justicia social”.

Cabe resaltar que esta Asamblea se hace 19 años después de la primera. Convocó la Unión Síndical Obrera -USO-, integrantes de Organizaciones sociales, el Ministerio de Trabajo y la Universidad Nacional de Colombia con el apoyo de Ecopetro y las embajadas de Suecia y Noruega.

«Salimos de esta segunda Asamblea Nacional por la Paz con el compromiso de convertirnos en activistas de 24 horas en la construcción de la paz, para que el pueblo colombiano se erija como un gran protagonista de las transformaciones democráticas para un nuevo país»

Ver la Declaracion final. II ASAMBLEA NACIONAL POR LA PAZ

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.