La Operación Orión: más de 3 mil hombres lanzados a una guerra total contra la población civil

Foto: Semana
Foto: Semana

Fueron más de 3 mil hombres entre Fuerza pública y Paramilitares lanzados en una operación de guerra total contra la población civil.

La Operación Orión fue una operación militar conjunta llevada a cabo entre el 16 y el 27 de octubre de 2002, por miembros de las Fuerzas Militares de Colombia, la Policía Nacional con apoyo de la Fuerza Aérea de Colombia, y los Paramilitares del Bloque Nutibara en la Comuna 13 -San Javier de la ciudad de Medellín, al mando de Alias “Don Berna”.

El operativo buscaba acabar con la presencia de grupos de Milicias Urbanas de las guerrillas de las (FARC), el (ELN) y los Comandos Armados Populares (CAP). Sólo dos meses atrás se había posesionado el nuevo Presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez.

Ejército, Fuerza Aérea y Paramilitares actuaron en conjunto con la Fiscalía General de la Nación y el (DAS) en esta operación. Hubo denuncias muy serias sobre la actuación de las fuerzas del Estado, en complot con grupos paramilitares del Bloque Nutibara al momento de adelantar los allanamientos de casas, y las detenciones de personas, las cuales eran señaladas por hombres encapuchados vestidos con uniformes de uso privativo de las fuerzas militares; todo transeúnte era un guerrillero potencial para la Policía, hasta que los registros de antecedentes penales y una exhaustiva requisa demostrara lo contrario. Según la Personería de Medellín, se realizaron innumerables capturas arbitrarias y detenciones selectas de habitantes, que posteriormente desaparecieron.

El Ejército y la Policía montaron una base de operaciones en la calle 35 con carrera 92 del Barrio Santa Mónica, entrada estratégica hacía los barrios periféricos, como Belencito-Corazón, Betanía y Villa Laura en la Comuna 13; en esta base se adaptaron carpas de la Cruz Roja, un hospital móvil, y cerca de 60 socorristas.

OPERACIÓN ORIÓN: Segunda fase: Fueron detenciones y desapariciones individuales

El 15 de noviembre del 2002, a escasas semanas de la Operación Orión, (16 al 20 de octubre), fue cuando vino la segunda arremetida de la operación Orión, y comenzaron las desapariciones y detenciones a líderes sociales que sobrevivieron esos días de guerra contra la población civil. Las detenciones y desapariciones individuales las hacían fuerza pública con los Paramilitares, quienes patrullaban la zona. Alba fue detenida, y estuvo presa 9 meses en la cárcel, por señalamientos de un “encapuchado” pero muchos de sus vecinos no tuvieron la misma suerte, fueron desaparecidos.

CONSEJO DE SEGURIDAD: Presidente Uribe y Ministra de Defensa avalaron la operación y la justificaron

Presidente Álvaro Uribe con apenas dos meses de haberse posesionado,  viajó a Medellín con la entonces Ministra de Defensa, Martha Lucía Ramírez, para presidir el Consejo de Seguridad que decidió la implementación de las medidas de control, y avaló la Operación Orión.

ANTECEDENTES A LA OPERACIÓN ORIÓN: La Operación Mariscal

La operación Mariscal: El 29 de mayo de 2002, con el pretexto de pacificar la comuna 13 de Medellín, una primera operación militar –la Operación Mariscal- reunió 900 hombres de la fuerza pública y se saldó con la muerte de nueve civiles (entre ellos cuatro niños), 37 heridos y 50 detenciones arbitrarias. La intrusión, sin embargo, sólo duró unas horas: la población salió con banderas blancas y al mismo tiempo la presencia de la prensa y de organizaciones de defensa de los derechos humanos ejercieron tal presión que el ejército tuvo que detener su intervención. Aquí ayudaron la prensa a visibilizar lo que estaba sucediendo, en la operación Orión, los medios justificaban las acciones del Ejército.

Los hijos de Orión

LA BÚSQUEDA DE LOS DESAPARECIDOS:

Más de 200 heridos, todos entre la población civil, y decenas de muertos en los “combates”, en los que, según reportes oficiales, se registraron. No obstante, otras fuentes incluyen alrededor de 90 desaparecidos a manos de los paramilitares, y ejecuciones extrajudiciales, realizadas por el Ejército y presentadas en los medios como producto de las “balas perdidas”. 243 personas fueron detenidas; de ellas, 29 fueron identificadas como ‘cabecillas de milicias urbanas’, según el Ejército.

Defensores de Derechos humanos denunciaron los excesos de la Operación y la participación del bloque Cacique Nutibara, de las (AUC), en estas operaciones conjuntas con la Fuerza Pública para según ellos: “luchar contra las milicias de las guerrillas en la comuna 13”. Los paramilitares se asentaron en el barrio La Palomera y la Arenera; desde allí, desde la Estación de Policía de San Cristóbal, se coordinaban con el Ejército principalmente, para no coincidir en el mismo espacio en el trascurso de las operaciones, y para identificar y ejecutar presuntos milicianos o guerrilleros capturados.

Amnistía Internacional (AI) expresó su preocupación en su momento por los excesos en la operación que fue dirigida contra la población civil. Líderes comunales en la Comuna 13 denunciaron la operación de terror contra la población civil. Igualmente, los defensores de derechos humanos denunciaron cientos de hechos y mantuvieron las denuncias junto con los familiares de las víctimas y han luchado hasta la fecha para que se esclarezca la verdad y se haga justicia y reparación.

COMISIÓN DE ESCLARECIMIENTO: Con la instalación de una Comisión de Esclarecimiento, que buscaba desenredar la historia asociada a más de 700 crímenes cometidos durante los años 2002 y 2003 en la Comuna 13 de Medellín, se dio inicio hace unos años a las jornadas de recuperación de la memoria, cuando se cumplieron los primeros 10 años de la Operación Orión.  La Comisión quedó conformada por expertos y las familiares de las víctimas. Hoy estrega sus primeros resultados: La Inhumación de la Escombrera.

La Escombrera: Se levantan las victimas buscando verdad y justicia

Escombrera, Desde el pasado 27 de julio d 2015, la Fiscalía comenzó la tarea de desenterrar la Fosa de la Escombrera, las familias de las víctimas aguardan. Durante más de una década, residentes y familiares de las víctimas han querido escarbar con sus propias manos el lugar, para hallar a sus seres queridos, a quienes ellos mismos dicen, los tienen tan cerca y tan lejos.

13 años han pasado y la justicia ha impedido hasta con argumentos insólitos que se desentierren los cientos de cadáveres que allí están, según testimonios de los mismos perpetradores: Los Paramilitares. Según denuncias que reposan en la Fiscalía, los habitantes eran llevados a la fuerza, bajados de los vehículos y asesinados en la Escombrera. Los homicidios eran “silenciosos” y no se ejecutaban en las calles para no disparar los índices de “violencia” en la Comuna 13.

Está historia de violencia comenzará a desenterrarse este lunes con la remoción de toneladas de tierra, arena y escombros en busca de desaparecidos.

Continuar viendo en Operación Orión

Ver también en La Operación Orión: Fueron 3.000mil hombres de la Fuerza Pública y Paramilitares lanzados en una guerra total contra la población civil‏‏‏‏