RUTAS MARITIMAS DEL NARCOTRAFICO COSTA PACIFICA

RUTAS MARÍTIMAS DEL NARCOTRAFICO COSTA PACIFICA

Una de las situaciones objetivas que viven los combatientes en la guerra es comprobar que sin control del territorio y la población no hay poder real porque no se pueden extraer las rentas necesaria para financiarla. En el proceso de paz con las guerrillas de las FARC y el ELN el problema fundamental lo constituye el gran riesgo que los territorios y la población bajo su control sean copados por los grupos neoparamilitares si no hay una acción inmediata y contundente del Estado para hacer presencia en los espacios vacíos. El riesgo es que ejerzan su poder para elegir y cooptar las autoridades locales, para controlar la economía legal y actuar como poder alterno, ya lo han hecho en los llamados paros armados de la banda “Los Urabeños” o “Clan Úsuga” que ha afectado amplias zonas del país incluyendo ciudades importantes como Medellín, Santa Marta y Montería.

Estos grupos en una serie de alianzas han logrado concentrar mucho poder con visión estratégica y unidad de mando en la banda “Los Urabeños, Autodefensas Gaitanistas o Clan Úsusga”. Esta banda ha logrado controlar casi todo el norte del país, amplias zonas de Antioquia y la Costa Atlántica hasta el Catatumbo, gracias a su alianza con un sector de la Oficina de Envigado están en Medellín y el Valle del Aburra, y con grupos del Meta están en los Llanos orientales, en este contexto le han ganado ampliamente a sus rivales “Los Rastrojos”.

El “Clan Úsuga” tienen 2 facetas; la primera es económica y está ligado a un portafolio de rentas ilegales provenientes principalmente del narcotráfico, la minería ilegal, los mercados de criminalidad urbanos, el contrabando, el tráfico de armas y la trata de personas; la segunda es la más compleja porque asume un carácter político perverso manifiesto en un discurso contrainsurgente ligado a la prestación de servicios criminales como el sicariato de los llamados ejércitos anti restitución de tierras, los crímenes de defensores de derechos humanos y dirigentes populares.

Para poder establecer las zonas de mayor riesgo de copamiento es indispensable analizar las que sean estratégicas para el recaudo de este portfolio de rentas.

Rutas del narcotráfico: La zona de mayor riesgo es la costa pacífica porque de allí sale la mayor parte de las rutas marítimas, han sido utilizadas para estrenar las innovaciones como los submarinos para el trasporte de la droga por la existencia de manglares para esconderlos y constituyen un importante corredor aéreo. Los focos de esa expansión ya están en marcha en Chocó y en los puertos de Buenaventura y Tumaco.

Cultivos de hoja de coca: Para el 2014 los cultivos sumaron 69.000 hectáreas pero en 2015 superan las 100.000 hectáreas. Las zonas críticas son Nariño en su costa pacífica especialmente Tumaco y el Putumayo en Puerto Asís, Valle del Guamuez y Orito y zonas del Cauca como el Tambo todas ellas con salida a la costa pacífica por proximidad geográfica; el corredor que va del Urabá al Catatumbo que liga las fronteras de Panamá con Venezuela, en la zona oriental Guaviare en Miraflores, El Retorno y San José del Guaviare , Meta en Puerto Rico y Caquetá.

Minería ilegal: Casi todo el andén pacífico, el Bajo Cauca antioqueño, el sur de Bolívar y Chocó, donde se mueven cada año 7 billones de pesos.

Control de territorios: De acuerdo con cifras de INDEPAZ de los 1.102 municipios los neoparamilitares actúan en más de 300 con diferentes grados de control. En algunos municipios sólo extraen rentas pero en otros tienen vínculos con sectores políticos y judiciales, y financian campañas electorales de interés local.

Las FARC están presentes en más de 250 municipios donde habita cerca del 13% de los colombianos. El ELN opera en aproximadamente 100 municipios. Muchos afectados por economías ilegales, especialmente cultivos ilícitos (gramaje), minería ilegal y las llamadas “vacunas”.

Al observar los mapas de control de territorios de las Bacrim o neoparamilitares del “Clan Úsuga” y de las guerrillas de las FARC y el ELN, parece que el país siguiera dividido en tres zonas como lo anotó hace unos años, Mauricio Romero Vidal. El Norte en poder de las bandas neoparamilitares especialmente Antioquia y Costa Atlántica, el centro controlado por el Estado y amplias zonas del sur y del oriente del país en el arco de la cordillera oriental con amplia presencia de las guerrillas especialmente de las FARC.

El gran reto es para el Estado y la sociedad civil.

Hernán Pedraza Saravia
investigador del Observatorio Conflicto Armado y Post-Conflicto -OCAP- de la Corporación Nuevo Arco Iris –CNAI-

Ver mapas completos en  ZONAS DE LAS FARC QUE SON DE ALTO RIESGO DE COPAMIENTO POR PARAMILITARES